Uno de los temas más polémicos que ha debido enfrentar el gobierno de Sebastián Piñera es el viaje que realizó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, al día del ex alumno a Harvard .

El encargado de la cartera salió a enfrentar las críticas y afirmó que está de acuerdo con el escrutinio público pero que algunos se han enfocado en distorsionar los hechos.

“Tengo tranquilidad total de que he actuado bien y de buena fe y espero tranquilo y confiado el dictamen que tiene que emitir la Contraloría. Segundo, creo que todas las autoridades, y por supuesto el ministro de Hacienda, estamos sujetos al escrutinio público, y en ese sentido, no tengo ningún problema con él”, declaró a El Mercurio.

“Pero me complican dos cosas. Hay distintas formas de hacer política, y lo que hemos visto es la pequeñez de la política. Porque el escrutinio está bien, la fiscalización está bien, pero lo que a mí me parece reprochable es distorsionar los hechos y faltar a la verdad para conseguir un objetivo político“, agregó.

El ministro señala que asistió como expositor a uno de los seminarios que organiza Harvard anualmente y que su rol es levantar la imagen país. “Eso no se dice, se omite. Tratan de hacer parecer que fui a juntarme con un grupo de amigos a tomarnos una cerveza con recursos fiscales”, argumenta.