Un libro titulado “100 veces Charly” (Editorial B, 2016) que aborda diversas facetas del músico argentino reveló un confuso episodio que García protagonizó junto a la artista islandesa Björk. La anécdota detallada en en el texto de los autores José Bellas y Fernando García saltó a las redes sociales y ha dado que hablar.

La publicación contiene un escrito detallado por el músico Fernando Kabusacki, quien fue parte del staff de músicos del rockero argentino y cuenta el episodio en primera persona: “Fuimos a ver a Björk en el Grand Rex y a Charly se le había metido que quería tocar con ella, hacer algo”.

Tras terminar el show, Charly le pidió a Fernando, Gaby Álvarez (manager) y Pedro Aznar que lo acompañaran al bar donde estaría la artista: “Él decía que estaba todo arreglado. Bueno, Björk no vino finalmente. Nos avisan que se había quedado en el camarín. Nos fuimos de vuelta al teatro y nos dicen: ‘Vamos para la Ideal porque Björk quiere comer'”, relató.

Al llegar al lugar, se armó una mesa para la islandesa y su equipo de músicos, además de los invitados argentinos: “Ya eran como las tres de la mañana. Björk meta hablar con la islandesa que tenía al lado y Charly enfrente mirándola, tratando de llamar su atención y Björk no le daba bola”, señaló Kabusacki.

En un momento, el músico argentino comenzó a perder la paciencia: “Y le dice a Björk: ‘Yo tengo oído absoluto’. Y Björk, medio distraída le dice: ‘¿Ah, sí?’. Estaba con una copa de champagne en la mano, ella. Y Charly le dice: ‘Eso es un mí’. Y Björk le contesta: ‘¿Oh, really?’, sin interés. Entonces Charly agarra un cuchillo y le destroza la copa y le dice: ‘And that’s is a sound of a broken glass’ (en español: y este es el sonido de un vidrio roto). Después la miró y le dijo: ‘Vos a mí no me llegás ni a los talones'”.

Tras la abrupta reacción de García, Fernando explicó que “Björk se quedó petrificada, con la mano llena de champagne. Yo medio que le pedí perdón. Vinieron los de seguridad a ver qué pasaba. Y nos fuimos”. El episodio fue comentado por la prensa chilena, ya que ocurrió días antes de la visita de la artista al estadio San Carlos de Apoquindo en 2007.