El Congreso español debate entre este jueves y este viernes una moción de censura presentada por Partido Socialista (PSOE) contra el presidente de conservador Partido Popular (PP) Mariano Rajoy.

La decisión del PSOE fue tomada luego de que la Audiencia Nacional condenara al PP como partícipe a título lucrativo de la trama de corrupción conocida como Gürtel, en la que además del PP como partido político se condenaron a 29 cargos políticos del mismo partido.

El apoyo a la moción de censura ya tiene los votos de Podemos de Pablo Iglesias y de los partidos independentistas de Cataluña, que optaron por echar a Rajoy aunque aseguran que el PSOE tampoco les convence porque ha sido uno de los avales del artículo del 155 y además no reconoce que en Cataluña existen presos políticos a consecuencia del referéndum del 1 de Octubre.

El grupo que hasta este jueves aún estaba pendiente de dar o no su apoyo a la moción fue el Partido Nacionalista Vasco (PNV), que esperó hasta esta tarde para confirmar su apoyo. Con eso, Mariano Rajoy se convertirá este viernes en el primer presidente expulsado en la democracia. “Respondemos a lo que demanda mayoritariamente la sociedad vasca votando que sí”, confirmó el vocero parlamentario de la formación vasca, Aitor Esteban. “La sentencia del pasado jueves supuso un antes y un después en la sociedad (…) y el debate trasciende de lo jurídico”, agregó. Así, con el PNV, Sánchez alcanza al menos 176 de los 350 escaños del Congreso.

Paradójicamente, fueron los nacionalistas vascos quienes la semana pasada, justo antes de conocerse el resultado de la sentencia de la Gürtel, decidieron dar estabilidad al ejecutivo de Rajoy aprobando los polémicos presupuestos para esta legislatura. Unas cuentas con las que el PP se preocupó de regalonear a los vascos para conseguir su apoyo, entregándoles un paquete de transferencias económicas e inversiones en infraestructuras.

Ahora, si no llega una dimisión por sorpresa antes de este viernes, el líder socialista Pedro Sánchez se convertirá automáticamente en el nuevo presidente justo después de la votación, prevista para mañana. Si se confirma el cambio de presidencia, se abre un tiempo de incertidumbre que partirá con el nombramiento del nuevo gabinete ministerial a partir de la próxima semana.

pedro sanchez - psoe

/ Captura pantalla