El rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, se mostró contrario a la implementación del lenguaje inclusivo por considerarlo innecesario y absurdo.

En un diálogo con La Tercera, el académico señaló que no accederá a esta petición. “Si se refiere a la demanda de transgredir las reglas del castellano (con el uso de “les alumnes” “compañeres”, la @, la x, etcétera), no, no le concedo valor alguno. Permítame subrayarlo, para corregir la información errónea que (por frivolidad o mala intención) se ha divulgado. Ni yo ni la UDP aceptamos ese tipo de lenguaje. E invito a las universidades a no aceptarlo”, argumentó.

Considero esa petición una demanda innecesaria y absurda. Innecesaria, porque para evitar exclusiones no es necesario torturar el castellano o violar sus reglas, y absurda, porque un lenguaje como ese hace prácticamente imposible la comunicación, es un sociolecto o idiolecto que quiere ser impuesto o generalizado mediante la presión estudiantil. Algo así es inaceptable”, agregó.

Para Peña el lenguaje inclusivo es propio del buen empleo del castellano. “Un lenguaje inclusivo es un lenguaje que no confiere predominancia a un género en cuestiones social o políticamente relevantes. La palabra persona, por ejemplo, es inclusiva; la expresión integrantes de la comunidad, también”, explicó.

“Transformar el cambio de las reglas del castellano en una propuesta política estudiantil es malentender el lenguaje y la forma en que evoluciona. Eso no es aceptable en una universidad”, añadió.