El Presidente Sebastián Piñera realizó la presentación en Temuco el equipo de vehículos blindados, nuevos sistemas aéreos no tripulados y cámaras termales de corto alcance, del que dispone los primeros 40 carabineros que conforman el denominado grupo de Fuerza Especial de Carabineros, con el que se militariza el territorio.

Según se detalló, el equipo cumplirá labores preventivas tanto en las regiones de La Araucanía como del Biobío, y para eso, este primer contingente policial fue entrenado en Colombia y Estados Unidos. En tanto que el segundo grupo, debiese llegar en agosto.

Este “Comando Jungla”, en detalle contará con dos camionetas Tundra, dos carros Mowag, drones y uniforme especial para moverse en bosques. Pero eso no será todo, ya que durante julio, el equipo se reforzará con 20 visores nocturnos termográficos, y el llamado “Spot GPS”, dispositivos de posicionamiento para conocer la ubicación y desplazamiento de los carabineros sobre la base de coordenadas geográficas y señal vía satélite.

Sin embargo, este plan provocó un duro rechazo en La Araucanía. El presidente de la Asociación de Municipalidades con Alcalde Mapuche, Juan Carlos Reinao, fue uno de los mayores críticos al señalar que se trata a la zona como si estuviera en guerra.

“El Presidente, al parecer, se confundió de país. Su anuncio de militarizar la región, como si se tratase de un territorio en guerra, nos parece una aberración y error histórico”, argumentó.

Pese a que Piñera como el general director de Carabineros, Hermes Soto, descartan que se trate de la militarización de La Araucanía, el calibre del armamento y la llegada de más tropas para una estrategia descrita como de combate contra el terrorismo, dicen lo contrario.

El armamento del grupo de Fuerzas Especiales de La Araucanía: