Estamos en el tiempo de alargue de Rusia 2018. Un mundial que ha estado marcado por las caídas de los imbatibles, el ascenso de los inesperados y por las grandes emociones que vivieron los hinchas que contenían el aliento con cada tiro libre o los que la sufrían toda en las tandas de penales de su selección.

A horas de que el fútbol tenga un nuevo campeón que reine por los próximos cuatro años y tome el cetro que dejó Alemania en su caída en la fase de grupos, en El Desconcierto conversamos con tres destacadas periodistas que adelantan el último encuentro de la cita mundialista, repasan los grandes momentos y responden algunas de las interrogantes que se abrieron con algunos de los resultados más sorprendentes.

Grace Lazcano (Pauta y panelista en CDF), Nahla Hassan (CDF) y Carolina Fernández (Editora de Deportes en Radio Agricultura) ponen la pelota contra el piso y echan una mirada a lo que marcó este Mundial y a lo que hay que poner atención en la gran final de este domingo a la que llegan las dos mejores selecciones de la competencia. ¿Triunfará la velocidad Mbappé y talento de Griezmann o se impondrá la épica y la garra de Modric y Subasic?

Francia y Croacia: ¿merecidos finalistas?

Grace Lazcano: Sí, por la campaña que hicieron, por llegar invictos y ser los equipos más fuertes a nivel colectivo. Ambos atacan y defienden muy bien. En el caso de Francia tienen 10 goles a favor y Croacia llega con 12. Tienen tremendos arqueros y los mejores mediocampistas del torneo.

Nahla Hassan: Hablar de merecimiento es difícil porque acá simplemente gana el que mete más goles. Francia es uno de los que más me gustó y Croacia se lo ganó por cómo la luchó. Si ves el cuadro que le tocó (Rusia, Suecia, Inglaterra), era el que tenía que llegar. En cambio Francia pasó por la llave más difícil, donde estaban Brasil, Bélgica y Uruguay. 

Carolina Fernández: Croacia ha hecho un camino bien ripioso después de una fase de grupos casi perfecta. Es inédito que llegue un equipo que jugó 90 minutos de tiempos extra y dando vuelta varios partidos. En ningún caso era por el que apostábamos en la final. Y pese a lo joven del equipo francés, son un rival muy competitivo. 

El mundial de las sorpresas:

Grace: Las sorpresas no favorecieron a Sudamérica, pero me gustó que otras selecciones hayan destacado. La caída de Alemania y España te habla de nuevos paradigmas, porque fue un Mundial que tácticamente dejó mucho: se impusieron los sistemas defensivos, las transiciones rápidas y los contraataques. Los técnicos fueron fundamentales.

Nahla: Ha tenido mucha emoción. Lo que pasó con Argentina, que clasificó a duras penas y quedó eliminada en octavos, por ejemplo. Es el Mundial de la sorpresa, de las pelotas paradas y del VAR, al que le tenía cero fe y al final me tapó la boca y espero que se quede. 

Carolina: Se dieron resultados inesperados con buenas sorpresas. Fue un Mundial de arqueros y de hartas chambonadas. Me llamó la atención lo del VAR, porque hubo harta simulación que podía quedar en evidencia teniendo la repetición a mano y no fueron sancionadas. Esa especie de viveza mal entendida de los sudamericanos se dejó ver de mala manera en jugadores como Neymar.

La postales involvidables:

Grace: La victoria de Corea del Sur sobre Alemania (2-0) en la fase de grupos, la derrota de Argentina contra Francia (3-4) en octavos, o el gol en el alargue de Mario Mandzukic contra Inglaterra en cuartos. Y la final sí o sí nos dará otra gran postal.

Nahla: Fuera de la cancha está el show de Diego Maradona y el fotógrafo al que se le vinieron encima los jugadores de Croacia en la semifinal. Pero una de las grandes postales será el llanto de José María Giménez con Uruguay frente a Francia en el minuto 88, cuando se conformaba la barrera y la garra charrúa quedó en el piso.

Carolina: Futbolísticamente me quedo con el 3-3 entre Portugal y España en la fase de grupos, sobre todo con el tiro libre de Cristiano Ronaldo. También el 4-3 de Francia con Argentina en cuartos, por lo que se jugaban en ese partido.

¿Qué te pasó, Sudamérica?

Grace: Acá confiamos mucho en la garra y en este momento Europa nos lleva la delantera. Sus procesos estuvieron mejor liderados y queda demostrado por cómo llevan las divisiones inferiores. En Argentina o Brasil los jugadores se van muy jóvenes y hoy la región es como una máquina de hacer salchichas de futbolistas. Es un llamado de atención a que el dinero está matando nuestro fútbol y se está notando.

Nahla: Me sorprendió Brasil, nunca pudieron repetir en el Mundial lo mostrado en las eliminatorias. Argentina llegó a duras penas clasificando en la última fecha con tres cambios de técnico entre medio y era más esperable. Que Colombia haya llegando a octavos me parece bien. Perú solo mostró algo ante Francia, pero no fue mucho más que eso.

Carolina: Sudamérica se tiene que replantear muchas cosas, pero cada selección es un mundo aparte. Colombia le pudo ganar a Inglaterra. A Perú le pasó algo similar en la fase de grupos. Argentina tiene un descalabro a nivel institucional porque no hay una línea que marque el proyecto. Brasil tiene buenos jugadores que no llegaron consolidados. Si bien Messi y Neymar no estuvieron a la altura, no se les puede echar toda la culpa. 

Croacia y Bélgica, los aplaudidos

Grace: La diferencia la marcaron el proyecto deportivo a largo plazo, los jugadores, una forma cultural de abordar el fútbol distinta a la que se da acá. Se dice que no tienen garra, que no gambetean y que son más ‘troncos’. Antes les faltaba el roce competitivo y ahora me parece que este paradigma va desapareciendo.  

Nahla: El medio campo de Croacia es muy bueno. Modric, Rakitic, Perisic, Rebic son el motor y juegan en las grandes ligas. Lo de Bélgica es parecido y tienen a un tremendo Eden Hazard. Con él te das cuenta que tiene bien puesto su cartel de figura y puede sacar adelante a una selección. Con grandes jugadores y buen planteamiento táctico han sabido hacer un gran mundial.

Carolina: Jugaron a anular al rival. Cuando Bélgica elimina a Brasil, el DT Roberto Martínez armó una alineación diferente para poder frenar los embates brasileños. Los paró en la cancha de tal manera que los desdibujaron y los hicieron salir para que quedaran espacios y ahí meter el contragolpe. No se recordará por el juego vistoso del Brasil del ’70 o de la ‘Naranja Mecánica’ de Cruyff. Tampoco por la presión alta de los equipos de Bielsa. Con la eliminación de España quedó claro: los miles de toques que no van a ningún lado pierden contra equipos que tuvieron una posesión baja del balón.

Y el nuevo campeón del mundo es…: 

Grace: Más que nombres, lo importante estará en el juego colectivo. Francia lo resolvió así frente a Bélgica, más allá de las individualidades de Antoine Griezmann o Pogba. Croacia frente a Inglaterra, perdiendo desde los 5′, la remaron y remaron hasta conseguir el gol en el alargue. La solidaridad y concentración fueron tan importantes como el manejo del balón bajo presión. 

Nahla: A diferencia de Croacia, Francia no tiene partidos épicos, pero llega como favorito. En el mano a mano la velocidad de Mbappé es clave. Croacia tiene prácticamente un partido más en el cuerpo con los tres alargues y por mucha garra que le quieran meter, son humanos. Los arqueros también tienen algo que decir. Lloris (Francia) no ha tenido tantas tapadas como Subasic (Croacia), pero saca pelotas importantes. Si se define en los 90′ o 120′ está para los franceses, si llegan a los penales los croatas tienen más posibilidades.    

Carolina: N’golo Kanté y Pogba para Francia pueden definirlo y Lloris te gana partidos. Mbappé jugó muy bien hasta los octavos, pero ahí se estancó. Y ojo, que Argentina les metiera tres goles en cuartos demuestra que no hay una gran solidez defensiva. Para los croatas Modric es el que más minutos ha jugado, sigue rindiendo como avión, es más parejo y lo perfilo como Balón de Oro. Subasic no es tan dotado, pero ha parado sus buenos penales. 

Ronda final: Mejor gol, partido favorito, y la decepción

Grace: Mejor gol, Benjamin Pavard de Francia contra Argentina. Partido favorito, Francia contra Argentina. Decepción, Brasil porque no vi ningún partido brillante considerando sus eliminatorias.

Nahla: Mejor gol, Benjamin Pavard de Francia contra Argentina (mención honrosa para Toni Kross contra Suecia). Partido favorito, Bélgica contra Japón por octavos de final, por cómo lo dieron vuelta en los últimos minutos, y también Argentina con Francia. Decepción, Alemania porque venía como campeón del mundo.

Carolina: Mejor gol, Benjamin Pavard de Francia contra Argentina y el de Cristiano Ronaldo contra España. Partido favorito, Portugal y España. Decepción, Alemania.