El pasado 27 de junio, el Servicio Electoral envió al timonel de Revolución Democrática, Rodrigo Echecopar, las observaciones del organismo a partir de la revisión de balances de partidos políticos, tras la ejecución del año 2017.

La auditoría se realiza considerando los aportes que el Estado entrega a diversas colectividades y que posee una normativa especial para los gatos. En el caso de la colectividad, el Servel realizó 23 observaciones, en su mayoría cuestionando la falta de respaldos y la presentación del balance, un asunto más de forma que de contenido.

No obstante, según consigna La Tercera, en dos de las observaciones, el organismo solicita la restitución de los fondos: “En los fondos por rendir se realizó la validación de los documentos que sustentan los gastos, en donde se detectó que existen gastos por concepto de bebidas alcohólicas por un monto de $ 150.614”, establece, asegurando que “dichos gastos no se encuentran en el marco de las actividades propias de un partido”.

Entre los productos objetados por el Servel se encuentra “un bidón de vino tinto”, cervezas, pisco Mistral, un Gran Vino 120 y “fanschop”.

A la vez, en otro de los apartados el Servel objeta otro tipo de artículos, como un desodorante Old Spice, una máquina de afeitar, un trabe de baño, una plancha Oster, un asado parrillero, carbón, prietas, cerdo y cazuela, además de un regalo para Beatriz Sánchez, la ex candidata presidencial del Frente Amplio, por $69.000. En este caso, el organismo pide el reintegro de $215 mil pesos y entrega 10 días de plazo.

Desde Revolución Democrática aseguraron que ya respondieron a las observaciones formuladas por el Servel y que ya reintegraron los montos objetados.