La comparación que realizó Sebastián Piñera en el marco del V encuentro Empresarial de la Alianza del Pacifico entre un perro y el  presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, no pasó desapercibida.

Primero fue la incomodidad de los asistentes quienes con sorpresa y luego extrañeza escucharon cuando el jefe del Estado chileno señaló que “dicen que el perro es el mejor amigo del hombre y yo digo que Luis Alberto ha sido uno de los mejores amigos que ha tenido la Alianza del Pacífico en estos siete años de vida y se lo agradecemos muy sinceramente”.

Tras el silencio ante el comentario, el que tomó la palabra fue el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien le respondió, no sin muestras de molestia, que “no, me resisto a hacer ese chiste, no sé si en Chile tienen la misma expresión, ¿pero el mejor amigo de la Alianza por perro?”.

Pero como las cosas no podían quedar ahí, Piñera volvió a arremeter e insistió con su analogía: “Yo le recuerdo otro dicho: entre más conozco al hombre más quiero a mi perro. No, es por ser un amigo leal, permanente, disponible, inteligente y bien intencionado”.

Estas frases se enmarcan en días en que algunos de sus ministros también se han caracterizado por entregar observaciones o recomendaciones que se han ganado críticas, pero que siguen la misma línea marcada por Piñera.

Por una parte  el ministro de Educación, Gerardo Varela, y su “todos los días recibo reclamos de gente que quiere que el ministerio le arregle el techo de un colegio que tiene goteras, o una sala de clases que tiene el piso malo. Y yo me pregunto: ¿Por qué no hacen un bingo?”.

En tanto que su par de la cartera de Economía, José Ramón Valente, aseguró que inversionistas chilenos lleven sus inversiones al extranjero “porque es sano que no pongamos todos los huevos en una misma canasta, así como lo hacen los fondos de pensiones”.