30 días será el máximo de tiempo que los visitantes que lleguen a la isla de Rapa Nui -chilenos o extranjeros- podrán permanecer en el territorio. Así lo establece la nueva normativa que empezará a regir a partir del próximo 1 de agosto y que tiene por objeto proteger el patrimonio ecológico y cultural de este territorio especial.

Además, la medida establece que tendrán que cumplir con una serie de requisitos ante la Policía de Investigaciones (PDI) al momento de abordar el vuelo. Entre ellos, tendrán que completar el Formulario Único de Ingreso (FUI), presentar cédula o pasaporte, la reserva en un alojamiento autorizado por el Servicio Nacional de Turismo y el pasaje de regreso.

La normativa también establece quienes podrán permanecer en la isla por más de 30 días: pertenecientes al pueblo rapa nui y sus familias, actuales residentes, trabajadores contratados o que realicen una actividad económica independiente en la isla, funcionarios públicos, investigadores, autoridades, y los pre-candidatos y candidatos inscritos en el registro electoral, de conformidad a la normativa vigente.

Las alarmas para proteger la isla se dispararon después de la difusión en marzo de un estudio de la Universidad Católica que reveló que existe una sobrepoblación de la isla que estaría perjudicándola, afectando especialmente a Hanga Roa, la localidad más dañada, por problemas como el aumento de la basura, el exceso de vehículos o el incremento de la migración.