Durante el pasado martes, la actriz y directora italiana Asia Argento se refirió a las acusaciones realizadas por el actor Jimmy Bennet, quien la acusó de haberlo abusado sexualmente cuando era menor de edad. Argento es una de las mujeres que hizo pública las conductas del productor Harvey Weinstein, en medio del destape del movimiento #MeToo.

“Niego y rechazo todo el contenido del artículo de The New York Times”, comenzó Argento en su declaración pública. “Estoy muy impactada y dolida de leer esta información que es absolutamente falsa. Nunca he tenido ninguna relación sexual con Bennett”, aseguró.

Ambos se conocen desde que el actor tenía 8 años porque trabajaron juntos en una película durante 2004 y desde entonces habrían mantenido una amistad. Según información proporcionada por el Times, el actor la consideraba una madre. En noviembre pasado, un mes después de que la actriz denunciara públicamente al productor de Hollywood, un abogado habría enviado una carta a la abogada de Argento para comunicarle su intención de demandarla por abuso sexual.

Los hechos denunciados establecen que la actriz abusó de Bennet en la habitación de un hotel en Marina del Rey, Los Ángeles, en mayo de 2013. El encuentro fue documentado por ambos en redes sociales -existen fotografías de aquel día-, cuando ella tenía 37 años, mientras el actor solo 17. Bennet aseguró que el encuentro sexual lo dejó confundido y atormentado.

Foto: Instagram.

Además, existe un documento que confirma el pago de 380.000 dólares de la abogada de Argento al actor, que habría sido otorgado como una “ayuda” para Bennet, quien se encontraba en un mal momento económico.

En su respuesta, la actriz asegura que “Bennett, quien para entonces estaba padeciendo severos problemas económicos y que ya había denunciado previamente a su familia pidiendo una indemnización de millones, de forma inesperada me hizo una petición de dinero desorbitante”. Y añade que su novio de entonces, el chef Anthony Bourdain “era un hombre que aparentaba tener mucha riqueza y tenía una reputación propia que proteger como figura pública”, por lo que el actor habría intentado chantajearlos a ambos. El chef se quitó la vida el pasado 8 de junio.

Argento asegura que Bourdain “quería mantener este asunto en privado” y añadió que “decidimos tratar con benevolencia la petición de ayuda de Bennett y dársela. Anthony se ocupó personalmente de ayudar a Bennett económicamente, a condición de que no sufriéramos más intrusiones en nuestra vida”.

En este escenario, la actriz aseguró que se trata del “enésimo capítulo de una serie de hechos que me provocan mucha tristeza y que constituyen una persecución desde hace tiempo. Por tanto, no tengo otra opción que oponerme a estas acusaciones falsas y en el corto plazo tomaré todas las iniciativas necesarias para protegerme en los ámbitos adecuados”.

Por su parte, Tanara Burke, fundadora del movimiento #MeToo, aseguró que el caso de Argento no daña la credibilidad del eslogan: “He dicho repetidamente que el movimiento Me Too es para todos, incluidos estos hombres jóvenes que ahora están dando la cara”, argumentó, recordando que “la violencia sexual tiene que ver con el poder y el privilegio. Eso no cambia si el que lo hace es tu actriz o activista favorita o un profesor de cualquier género”.