Opinión

Concurso Reina de Los Ríos, lo tradicional debe reconstruirse

Por: Gabriela Arroyo Cifuentes / Publicado: 12.12.2018
rios /
Lamentablemente, la Municipalidad de Valdivia, quien organiza este centenario certamen, este año ha decidido determinar en sus bases, que sólo podrían postular personas de “sexo femenino al momento de nacer”. Para algunas puede sonar obvio, pero para otras resulta altamente inoportuno, violento y contradictorio, ya que hoy vivimos tanto bajo una Ley de identidad de género como una Ley Antidiscriminación.

Para quienes nos criamos en Valdivia, el concurso Reina de Los Ríos, marcó un parámetro, un hito social y un canon referencial de “éxito”. Desde hace años dicho canon está mundialmente en profundo cuestionamiento, ya que promueve y perpetúa una visión de belleza estereotipada y un “deber ser” de la mujer al servicio del hombre. Por lo mismo, la  existencia de esta clase de concursos sólo podría entenderse si, acorde a los tiempos, comienzan a integrar una visión más inclusiva.

Lamentablemente, la Municipalidad de Valdivia, quien organiza este centenario certamen, este año ha decidido determinar en sus bases, que sólo podrían postular personas de “sexo femenino al momento de nacer”. Para algunas puede sonar obvio, pero para otras resulta altamente inoportuno, violento y contradictorio, ya que hoy vivimos tanto bajo una Ley de identidad de género como una Ley Antidiscriminación.

La invitación es a revisar esta tradición, reconstruir lo que por años hemos normalizado y cimentar una ciudad inclusiva con pertinencia a nuestro presente. Al validar el requisito expuesto en las bases, no sólo estamos excluyendo a personas transgénero, sino que también  estamos perpetuando un modelo tradicional de desigualdad.

Los procesos sociales, políticos y culturales nos van modificando y con este movimiento la tradición no debe congelarse, sino que aprender de esta dinámica. Controlar la participación de un concurso comunitario por “sexo al momento de nacer”, sólo excluye y evidencia la poca capacidad de entender la diversidad en nuestra sociedad actual. Es así como el certamen más antiguo de Latinoamérica, se instala como una concurso heteronormado que valida estereotipos, generando una traba más para tantos jóvenes que se ven propensos a suicidios, acoso o maltrato por su género. Entonces, ¿La antigüedad de un certamen, es el único factor de validez ante dicha discriminación?

La Municipalidad de Valdivia, como organismo público, debe hacer de la tradición de un concurso un espacio de diversificación, y de esta forma, ser ejemplo hacia un camino más igualitario e identitario. Reconstruirse desde el presente, dinamizando su visión hacia la amplitud de un concurso de belleza. Si queremos combatir los estereotipos, que mejor manera de hacer de este tradicional certamen, un concurso inclusivo. El desafío entonces es afrontar un concurso tradicional acorde a las leyes que hoy rigen nuestro país, y reconstruir nuestra historia valdiviana desde la igualdad de derechos.

Gabriela Arroyo Cifuentes
Contenido relacionado

El otro orden

El gran cambio social que estamos viviendo

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.
Te puede interesar

Investigan presunto femicidio en Valdivia: Supuesto atacante se suicidó

Lesbiana en lucha

Movilh denuncia que al menos 5 isapres discriminan a las personas por su identidad de género