Una pena que que fluctúa entre los 541 días a tres años. Esa es la sanción que se aprobó durante la jornada de ayer miércoles en la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados como parte del proyecto que tipifica el delito de incitación a la violencia.

El documento propone esta indicación que sanciona con multas y cárcel a quienes nieguen las violaciones a los Derechos Humanos cometidas en Chile en la dictadura.

En detalle, según explicó la presidenta de la comisión, Carmen Hertz, solo aplicará cuando se nieguen hechos que se encuentren probados en documentos del Estado, como la Comisión Rettig, la Comisión de Reparación y Reconciliación y los informes Valech I y II.

Esto cierra la puerta a que expresiones de exaltación al pinochetismo sea sancionado, aunque la misma diputada PC indica que quedará en manos del juicio de un juez, ya que el Poder Judicial es el encargado de aplicar las leyes.

Es decir, comentarios como los de la diputada RN Camila Flores, quien se declaró pinochetista, al igual que el senador de la UDI Iván Moreira, no estarían dentro de la legislación.

Lo que sí estaría contemplado son los dichos del diputado Ignacio Urrutia, cuando se refirió a los torturados y exonerados como “terroristas con aguinaldo” en abril pasado.

Es decir, quienes infrinjan esta prohibición,  arriesgan una pena corporal mínima, una multa e inhabilitación para ejercer cargos públicos en caso que el acusado sea funcionario del Estado.

Ahora, el proyecto que sanciona el negacionismo de los crímenes de la dictadura al pasar por su primer trámite en la comisión de DD.HH. está a la espera de ser discutido en la Sala.