Luego de que los trabajadores portuarios rechazaran la propuesta del holding Ultramar, el dueño de la empresa, salió a criticar a los empleados, comentando que el ofrecimiento era “un regalo” y calificando de “una ayuda” las demandas gremiales.

Esta propuesta consistía en un préstamo de 550 mil pesos, una giftcard de 250 mil, un aguinaldo de 75 mil pesos y una canasta de mercadería. Igualmente, se ofrecían capacitaciones, un bono de manutención por 350 mil pesos al comenzar el curso y otro de 100 mil pesos al finalizar.

En palabras del vocero del movimiento, Pablo Klimpel, la propuesta no habría sido aceptada porque no entrega soluciones de raíz, principalmente porque no mejora las condiciones laborales que son la demanda central.

Según informó Radio Bío Bío, el potavoz aseguró que el paro y el bloqueo del puerto se mantendrá de forma indefinida y que además iniciarán una ofensiva para extenderlo a otros terminales del país.

En respuesta a Von Appen, Klimpel comentó  que “es una propuesta insuficiente. No es un bono de compensación económica. Son puros préstamos, una giftcard -que te limita donde puedes gastarla, no es plata disponible para la gente- y por otra parte es un curso de capacitación laboral”.

Cuando uno regala algo no se quita. Lo que nos están ofreciendo es un préstamo de 550 mil pesos. Ese préstamo se tiene que devolver. Voy a tener que pagar eso quizás en un año y medio. Eso no es un regalo. Es un préstamo”, agregó.