El Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) denunció este lunes que el Primer Monumento LGBTI instalado en el Cerro Santa Lucía fue atacado, habiendo destruido la placa conmemorativa ubicada sobre la cápsula del tiempo que resguarda documentos con la historia de la diversidad sexual y de género en Chile.

Este homenaje fue inaugurado el pasado 10 de diciembre, y en la placa ahora destruida citaba: “Enviamos un saludo al Chile del futuro con la esperanza de que en este territorio y en el mundo habrá plena igualdad, no discriminación y respeto a los derechos humanos de todas las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y heterosexuales”.

Sin embargo, esta esperanza se vio empañada por este acto de odio y discriminación. “Repudiamos este acto vandálico, a todas luces homofóbico y tranfóbico, que pretende dañar la memoria histórica de un grupo social discriminado por su orientación sexual o identidad de género. Haremos todo lo posible por ubicar a los responsables”, dijo el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez.

El activista indicó han pedido ayuda para esclarecer el hecho a la “municipalidad de Santiago, hemos solicitado que indaguen la existencia de cámaras en el sector para saber si hay algún registro de este atentado de odio”.

Jiménez sostuvo que “inicialmente lanzaron piedras a la placa, y ahora, la rompieron completamente, sin dejar rastro de la misma. Es, por donde se mire, un ataque, lo cual nos tiene muy tristes (…) Si piensan que conseguirán su objetivo, se equivocan, pues re-instalaremos la placa las veces que sea necesario. La dignidad y los derechos humanos, siempre serán superiores a la delincuencia”.

Según el Movilh, a pocos días de instalarse el Primer Monumento LGBTI recibieron las primeras amenazas y declaraciones de odio contra la iniciativa proveniente de “neonazis y grupos conservadores”.

Desde la organización indican que se trata de seguidores del ex candidato presidencial José Antonio Kast que llamaron a “rayarlo, a mancharlo, a mearlo, en fin a vandalizarlo, como hacen ellos cuando algo no les gusta”. También responsabilizan al Movimiento Social Patriota (MSP) quienes criticaron públicamente la instalación de la placa.