Natalia Valdebenito fue la primera humorista en Chile en reírse de la opresión sexual y de la desigualdad de género en un gran escenario. También fue la primera en declararse feminista en un lugar como la Quinta Vergara en 2016, ante miles de espectadores.

Su voz fue enfática en un momento en el que la opinión pública en Chile recién se abría al debate nuevamente: “Lo que queremos es que nos dejen de pegar, agredir, faltar el respeto en la calle, subestimar, acosar, matar y violar”, sentenció entonces.

En una reciente entrevista en Londres con BBC Mundo “cuando me bajé de ahí me di cuenta de que la palabra feminista molestaba, dolía, había mujeres que la tenían guardada y no la habían dicho aunque vivían como feministas o intentaban hacerlo. Pero siempre en la sombra. Vi violencia al respecto, vi amenazas hacia mi persona por hacer chistes con esto”.

Tras haber nacido en dictadura, la comediante asegura que se convirtió en alguien que observa y escucha, algo que le ha permitido afinar su humor.

“En mis primeros shows hablaba sobre las ventajas de ser rubia. Justo el otro día hacía un análisis de lo superficial que en algún momento este trabajo pudo ser. Me di cuenta de que tenía algo en mis manos, una herramienta, una metralleta, un arma: la palabra. Yo al principio no lo sabía y entonces todo fue muy superficial hasta que empecé a ver que tenía algo entre manos. Al principio los temas eran bien fome. Divertidos, pero sin fondo”, reconoce.

Valdebenito reconoció que su comedia ha ido creciendo gracias al activismo: “Primero fue la comedia, luego se encontró con el activismo. Se aman, se pelean, se nutren y ahora ambos se hacen el amor”, señala.

La humorista recordó que escribió el guión de su gira “Sin miedo” “cagada de miedo, estaban pasando cosas que nunca había sentido, un acoso que nunca había sentido, una violencia en mi contra que nunca había visto ni vivido en mi vida a propósito de mi discurso”.

En la entrevista, la actriz se explaya sobre su decisión de no tener hijos: “Yo decidí no ser madre porque lo pensé. Pensé cuánto de mi vida invierto en esto, de mi cuerpo, de mi energía. A las mujeres que han decidido no ser madres les diría que miren a su alrededor, hay muchas más de las que creen”. Además, recalcó que “no se sientan presionadas. No hay nada que las pueda presionar a hacer algo tan potente e importante. Porque tener un hijo es muy importante”.