Este domingo en la segunda jornada del tradicional evento del Partido Comunista (PC), la Fiesta de Los Abrazos, se realizó el foro “Pueblo Mapuche: El Estado de Chile y la democracia incompleta”. Allí uno de sus invitados fue el werkén de la comunidad de Temucuicui Marcelo Catrillanca, padre de Camilo, el joven comunero asesinado por Carabineros el 14 de noviembre.

Catrillanca llegó a Santiago a primera hora del domingo y desde el mediodía fue posible verlo en la fiesta compartiendo con dirigentes de distintos partidos y organizaciones. Paradójicamente, la gente se acercaba a él para pedirle fotografías como toda una celebridad. Sin embargo, el hecho que lo tiene en la palestra pública hace varios meses no lo enorgullece precisamente.

“Vengo de una comunidad mapuche en la comuna de Ercilla y he venido acá porque quiero exponer al mundo que en la región de la Araucanía sufrimos una violencia permanente. Yo quería descansar como dirigente, quería dejar mis responsabilidades y que cualquier otro joven hubiese asumido como werkén de la comunidad, pero el Estado no quiso que yo no dejara de estar aquí, y tuve que asumirlo con más fuerza con la partida de mi hijo mayor, Camilo Catrillanca, un joven de 24 años”, comenzó diciendo en su intervención en el foro.

Al escucharse el nombre de Camilo se produjo un silencio y el público respondió con un fuerte y extenso aplauso que dejó al comunero visiblemente emocionado. “Camilo era un joven que estaba empezando a construir su casa y que tenía muchos sueños y que, por esa fuerza del Estado, de la represión, de la discriminación, le dispararon por la espalda y lo asesinaron“, continúo diciendo.

Catrillanca cuenta que su hijo era “un joven luchador, era solidario. Él era el tractorista de la comunidad, porque estudió en un liceo agrícola de Pailahueque. Allí aprendió lo que eran las técnicas y revisar un tractor, y en eso estaba trabajando ese día (cuando fue asesinado). Pero entendemos que los montajes acá en la región son múltiples. Acá todos los gobiernos han asesinado, acá no podemos decir quién lo ha hecho más mal: acá todos han sido asesinos“.

Dentro de lo difícil e impensado de encontrar un detalle positivo en toda esta historia, Marcelo Catrillanca valora el apoyo ciudadano que se ha producido tras la muerte de Camilo. “Ha unificado al pueblo y la sociedad chilena en general que ha sentido muy cercana la muerte de mi hijo”, cuenta.

Marcelo Catrillanca junto a Diego Ancalao, embajador del Foro Mundial Indígena; Luis Catrileo, encargado de comisión pueblos originarios PC y Salvador Millalén. académico de la Universidad de Chile.

#RenunciaChadwick

El ministro del Interior y Seguridad Pública Andrés Chadwick sin duda ha sido uno de los personajes que más polémica ha generado en el marco del caso Catrillanca. Sus contradicciones y las informaciones falsas que el secretario de Estado ha entregado a la prensa e incluso en la interpelación en su contra, han provocado que desde la oposición y la ciudadanía se pida su renuncia al cargo.

“El apoyo del gobierno a las fuerzas policiales es un retroceso para la democracia. Creo que la visita del ministro del Interior a la región fue una provocación y una burla a nuestra familia. Y también a las personas que están sufriendo las humillaciones que existen hoy”, indicó Catrillanca.

—Chadwick incluso lo mando a usted a reflexionar en esa visita, ¿cómo se toma eso?
—Mira, yo creo que la reflexión no debe venir de mi parte. Acá es el gobierno y el ministro del Interior los que tienen responsabilidades de cargar con un muerto a sus espaldas. Yo lo mandaría a él a reflexionar, a recapacitar y a decir que realmente el asesinato de Camilo en su gestión de ministro fue un gran error.

En relación a su salida del cargo, el comunero cree que “el ministro del Interior debió haber renunciado desde el primer momento cuando se dio cuenta que él también estaba involucrado en la mentira. Acá no hay que olvidar que el ministro a las seis de la tarde ya sabía lo que había pasado con la ejecución de Camilo, con su asesinato“.

Catrillanca considera que antes del 25 de enero -fecha de la formalización contra tres oficiales de Carabineros y su abogado por obstrucción a la investigación-, el ministro debería dar un paso al costado. “Su mentira va a ser enrostrada, porque en los tribunales se va a demostrar que mintió. Él debió haber salido hace tiempo, pero como es la política y la corrupción en este país, sigue siendo respaldado por el presidente de la República“, sostuvo.

Foro “Pueblo Mapuche: El Estado de Chile y la democracia incompleta” repleto de asistentes en la Fiesta de los Abrazos 2019

Instancias para el ¿diálogo?

Este sábado en la comuna de Ercilla, Marcelo Catrillanca, acompañado por otros dirigentes mapuche, exigió el cumplimiento de distintos acuerdos a los que se han llegado con el gobierno, entre ellos el levantamiento de una Comisión de Esclarecimiento Histórico.

—¿Qué se espera de esta comisión?
—Acá hay situaciones súper complejas para el pueblo mapuche. En la Comisión de Esclarecimiento Histórico debe tratarse la devolución del territorio, porque no podemos avalar lo que el estado propone. Hoy en la región se está anunciando una oficina de víctimas (de violencia rural), pero acá las victimas somos nosotros los mapuche. No hay que olvidar que los españoles llegaron asesinando, matando, torturando y esas son prácticas que aún se mantienen.

—El Frente Amplio propuso un Diálogo Entre Naciones, una sesión especial en el Congreso para hablar de las demandas del pueblo mapuche ¿cómo ve esto?
—Nosotros como pueblo-nación mapuche siempre hemos estado abiertos al diálogo. La posibilidad de que el Estado hoy busque los argumentos para un diálogo, yo creo que no están dadas las condiciones, porque ellos siempre están buscando todas las trabas posibles.

—Luego de la salida de Hermes Soto, ¿ha habido mayor diálogo con Carabineros?
—Acá hay una confusión para la ciudadanía. Se ha dicho que se iba a sacar el Comando Jungla, se ha dicho que habría una modificación en el actuar de Carabineros y esas cosas no han ocurrido. Basta con viajar al sur y pueden ver cómo actúan los carabineros. No hay que olvidar que a la lamien Ana Huentecol en un intento de toma de la municipalidad de Collipulli fue arrastrada por los suelos por carabineros, ¿acaso eso no es violencia? La violencia parte de los carabineros y eso debería terminar. Eso es una provocación del Estado hacia el pueblo mapuche.

Marcelo Catrillanca en el cierre de la Fiesta de los Abrazos. Foto: Prensa PC

Terrorismo de Estado

A dos meses del asesinato, Catrillanca sólo espera que la justicia haga su trabajo y condene a los carabineros responsables de la muerte de su hijo. “Acá debe haber justicia, desde la muerte del peñi Alex Lemún. Creo que es tiempo de que el gobierno pueda hacer justicia y se encarcele a los responsables, que se acaben los montajes que han existido en la región. Hoy sigue existiendo una gran cantidad de Fuerzas Especiales en nuestras comunidades y eso el gobierno lo desmiente. Si es necesario acudir a la justicia internacional, yo creo que estamos en todo el derecho de expresar el sentir de nuestro pueblo para que no haya más montajes”, indicó.

El werkén cuenta que como nación han “estado más de 500 años movilizados y eso no impide que lo sigamos estando. Hoy el pueblo se ha levantado con más fuerza, porque efectivamente cargamos con un muerto también y tenemos toda la posibilidad de expresarle al Estado chileno que nosotros vamos a seguir existiendo”.

“El escenario tiene que transparentarse. Acá hay dos pueblos distintos y tiene que haber un trato entre el pueblo-nación mapuche y los no mapuche. Acá cuando se usa la palabra terrorismo, yo creo que los mapuche nunca hemos sido terroristas. Siempre hemos tratado de defendernos de ellos los terroristas, nosotros hemos defendido la familia, la comunidad“, agregó.

Sobre el asentamiento de un cuartel policial en el ex Liceo Intercultural Técnico de Pailahueque en 2016, lugar donde se educó Camilo Catrillanca, Marcelo relata que no ha existido conversaciones con Carabineros para su recuperación. “No tendríamos por qué nosotros dialogar con carabineros para que eso sea devuelto a las comunidades”, sentencia.

“Son los organismos del Estado los que deben propiciar que haya tranquilidad en la región y ese liceo pueda volver, y que no sea un cuartel policial, porque no están involucrados los recursos de Chile, sino que son recursos de otros países. El objetivo nunca fue que hubiese fuerzas policiales, sino que hubiera un liceo técnico profesional para que nuestros jóvenes se pudieran haber desarrollado ahí”, finaliza el dirigente mapuche.