Por 124 votos a favor fue aprobada durante la noche del jueves en la Cámara de Diputados el proyecto que consagra el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

El proyecto, que recibió un apoyo transversal de todas las bancadas en este trámite legislativo, ahora deberá pasar por el Senado, para luego ser despachado a La Moneda y ser firmada por el Presidente Sebastián Piñera, en caso de que todo siga su curso normal.

El texto, además, reconoce las distintas formas que adopta la violencia contra las mujeres y regula la obligación de prevenirla que tienen todos los organismos del Estado. Su objetivo es mejorar las respuestas institucionales que se ofrecen a las víctimas de violencia intrafamiliar y generar un cambio cultural cuyo horizonte es la igualdad entre hombres y mujeres y el fin de las relaciones de subordinación.

En la misma línea, amplía la definición de violencia contra las mujeres como una “manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres”, reconociendo sus distintas formas y los ámbitos en que puede ejercerse.

Entre las facultades nuevas que otorga esta iniciativa, la presidenta de la Cámara, la PS Maya Fernández, destacó que gracias a la propuesta “el Ministerio les amplía las funciones para poder querellarse en el caso de femicidio, en caso de femicidio frustrado. Eso es un gran paso importante”.

“Y también ampliar el concepto de femicidio no sólo a la convivencia, sino que también al pololeo. Creo que es una gran noticia para el país”, manifestó.

Además, extiende la facultad del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género en dos sentidos: aumenta el abanico de casos en que puede asumir el patrocinio y representación de las mujeres víctimas de violencia, y se le permite deducir querella en casos de femicidio.