“Nosotros si creemos en el buen morir, en facilitar la muerte digna”. Así de claro se expresó este miércoles el presidente Sebastián Piñera al ser preguntado, en el programa “Mucho Gusto” de Mega, por la experiencia de la joven Paula Díaz, fallecida hace unos días tras pedir acceder a la eutanasia debido a que sufría una rara enfermedad degenerativa que la mantenía postrada y con fuertes dolores.

Contra todo pronóstico, Piñera se mostró a favor de un proyecto de ley que facilite “la muerte digna”. Y argumentó: “Pienso que a una persona no se le puede negar lo esencial, no se le puede estrangular para que deje de respirar o no se le puede quitar el líquido que es vital para la vida. Pero, tener a esas personas conectadas a aparatos sobreviviendo en condiciones inhumanas en forma totalmente artificial no me parece razonable”.

El mandatario lamentó que “hay mucha gente que la tienen conectada a máquinas y que los mantienen vivos artificialmente y con mucho sufrimiento y dolor y no tienen ninguna oportunidad de recuperarse. A mí me parece que es no es conveniente”.

Piñera admitió que el tema se está discutiendo y analizando, pero precisó que se trata de un proyecto de “buen morir”, no de eutanasia, por la connotación que tiene esta palabra.

La muerte de Paula Díaz reabrió el debate sobre la muerte digna en Chile. La legislación sobre la eutanasia tendría que modificar varios artículos de la Ley 20.584, que regula los derechos y deberes de un paciente en relación a su atención de salud. El 7 de agosto del año pasado, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó la idea de legislar el proyecto de eutanasia presentado por el diputado del Partido Liberal Vlado Mirosevic. Según él, las votaciones llevan más de tres semanas entrampadas en el Congreso.