La profesora de Teatro Verónica Zapata Bendel denunció la compleja situación de acoso laboral que está viviendo, tras ser amenazada de despido por organizar una jornada de teatro participativo y reflexivo al interior del colegio Liceo Mixto Betsabé Hormazábal de Alarcón. 

“Desde la realización de una obra de teatro en junio que remarcaba el significado del Año Nuevo Mapuche, en la que aparecía un discurso de Sebastián Piñera como Presidente, en una reunión evacuativa y donde verbalizaron mi despido, fue considerado una falta de respeto a la “educación republicana”. Sin embargo, la intención de las clases era guiar y estimular el desarrollo participativo y reflexivo de las y los estudiantes y estas iniciativas nacían principalmente de las inquietudes de los mismos jóvenes”, explicó la docente.

Zapata detalló que se trató de una jornada de reflexión sobre el asesinato del joven comunero Camilo Catrillanca y la violencia que se vive en la región de La Araucanía. Según la profesora, “el propio director del establecimiento me impulsó a que se realizase un escrito reflexivo, en acuerdo con él, quedé en emanar una propuesta al consejo de profesores. Sin embargo, este escrito causó el enojo del Municipio, encabezado por Luis Sanhueza Bravo, militante de Renovación Nacional, partido de derecha que defiende la violencia en la Araucanía”.

La docente aseguró que durante el segundo semestre se le censuró a la hora de presentar intervenciones y obras teatrales. De hecho, la dirección suspendió funciones ya agendadas para la obra de teatro “Había una Vez”, argumentando razones antipedagógicas y pasando a llevar el trabajo incluso de estudiantes con Necesidades Educativas Especiales. También se suspendió una salida pedagógica para montar la obra en el Instituto Nacional y le impidieron participar en festivales.

“Por otra parte, tras una reunión con la dirección con les trabajadores de la educación, por parte del propio director se me niega mi relación contractual como asistente de la educación, así como mi labor de docente al interior del establecimiento, lo que pretendía limitar mi mayor participación sindical y relación con mis compañeras y compañeros de trabajo”, añadió Zapata.

“El trabajo precario y el acoso laboral también son violencia”

La profesora asegura que la amenaza de despido proviene del director del establecimiento, donde el teatro forma parte de una de las prioridades educativas. Durante cinco años de trabajo, desde que se implementó que teatro fuese la alternativa opcional de Religión, alrededor de 800 jóvenes se han visto beneficiados, permitiendo su desarrollo cognitivo y expresivo.

“Mi situación es la misma que cerca de los más de 600 trabajadores de la educación despedidos; entre profesores y asistentes de la educación. Hoy los directivos nos despiden o acosan laboralmente, muchos de Derecha y de la misma Nueva Mayoría”, recalcó, asegurando que los docentes despedidos del Zonal Sur y Metropolitano “estamos organizando diversas acciones para rechazar la precarización laboral que vivimos los trabajadores de la educación”.

Zapata apeló al Colegio de Profesores, a las Federaciones de Asistentes de la Educación, así como a algunos diputados como Guillermo Tellier del Partido Comunista a que “convoquen a un plan de lucha ahora en contra de los despidos, y que se pueda movilizar a cada regional invitando a todas y todos los despedidos públicamente a manifestarse para visibilizar sus casos, y así enfrentar al Ministerio de Educación de Marcela Cubillos, para empujar a que reviertan los despidos masivos”.

La docente recordó que en el gremio de profesores un 70% son mujeres, quienes sufren las peores condiciones laborales. En este contexto, llamó a todas y todos los trabajadores de la educación a sumarse a la huelga feminista que se organiza para el próximo 8 de marzo: “Porque el trabajo precario y el acoso laboral también son violencia. Con el impulso del movimiento de mujeres podemos revitalizar las confianzas en las propias fuerzas de las y los trabajadores para enfrentar los despidos”, cerró.

Luego de la manifestación realizada por la asamblea nacional del Colegio de Profesores, el día martes 15 de enero, se preparan nuevas acciones para visibilizar los despidos que sufren los docentes. El Colegio de Profesores contabiliza 500, entre profesores y asistentes de la educación, una realidad que se mantienen año tras año.

El próximo sábado, a partir de las 17 horas, se realizará un acto cultural en contra de los despidos en La Minga, centro cultural recuperado.