Tania Sauma, doctora en física y académica del Departamento de Geología de la Universidad Mayor, y Martina Valenzuela, Ingeniera Civil Industrial, ambas egresadas de la Universidad de Chile, son las creadoras de la plataforma NOFUESEXO, cuyo montaje lograron financiar a través de un crowdfunding, y que lleva el nombre “No fue sexo, fue violación”. En total, con la ayuda de un gran equipo, se realizaron 21 ilustraciones, cada una inspirada en una historia en particular, y alrededor de 400 relatos colgantes para leer.

¿A qué se dedican en su vida profesional actualmente? ¿Se habían relacionado con temáticas de género anteriormente?

 MARTINA: Soy Ingeniera Civil Industrial y trabajo en el área de la aviación. Empecé a trabajar en temas de género cuando entré a Beauchef. Fui del Centro de Estudiantes de Ingeniería en 2012 y creamos la Comisión de Género. Desde ahí, participamos en un estudio de discriminación a mujeres y diversidades sexuales dentro de la FCFM; propusimos la creación de sala cunas y fueros maternales para estudiantes, creamos la semana de la diversidad sexual para visibilizar las disidencias dentro de las ingenierías y creamos el programa de equidad de género, que hoy se está implementado y ha aumentado en casi 10% la matrícula de mujeres en las ciencias.

 TANIA: Actualmente, trabajo como académica del departamento de Geología de la Universidad Mayor, acá hago experimentos de física y dicto los cursos de Cálculo y de Física de la carrera. Así que como ves, mi formación feminista es más autodidácta que académica. De todas formas, he leído harto y armé un Taller de Feminismo Marxista en el El Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS) en 2017, y por esto me pidieron algunas charlas en JJ.VV sobre el movimiento feminista en Chile. Me vinculé con el género de golpe cuando hace muchos años, una historia como las de NOFUESEXO sucedió en mi entorno y la chica me pidió ayuda. En ese momento conversé del tema con muchas personas y casi todas las mujeres tenían una historia similar que contar.

¿Cómo nace NOFUESEXO?

MARTINA: Nace de la necesidad colectiva en nuestros círculos de contar situaciones que por diversos motivos habíamos callado respecto a nuestras experiencias sexuales en las que sentíamos que había sido transgredida la línea del consentimiento. Nos dimos cuenta que todas teníamos alguna historia que contar, que teníamos diversas historias, pero todas coincidían en que habíamos sido abusadas. Nos dimos cuenta que hacía falta un espacio donde contar lo que hemos callado, que fuera seguro y no nos expusiéramos. Tuvimos una idea y gracias al sentido colectivo en torno a la necesidad de terminar con la cultura de la violación, así creamos esta plataforma.

TANIA: NOFUESEXO nace en plena ola feminista, cuando, junto con las tomas universitarias, el movimiento #MeToo y la presencia del debate de género en la cotidianeidad, una amiga de nosotras contó su historia de sexo sin consentimiento, lo que nos obligó a revisar nuestras propias historias. Así, con la Martina empezamos a conversar de esto con nuestras amigas y todas tenían una historia de la que no habían hablado nunca y empezamos a hacer catársis. Nos empezamos a ver sobrepasadas ante la evidencia de que a todas nos pasó y decidimos hacer algo con la rabia que estábamos sintiendo, por eso creamos un espacio donde la gente pudiera, de manera segura, contar lo que le pasó, en muchos casos por primera vez, a ver si al mostrar la gran cantidad y variedad de historias, podíamos pegarle a la cultura de la violación.

¿Tienen algún público objetivo?

MARTINA: Hay distintos públicos. Por un lado, queremos llegar a las personas que han sido abusadas y quieran contar lo que les pasó, pero por otro, está la sociedad completa, queremos llegar a esas personas que aún no se han cuestionado que el consentimiento tiene que ser parte del sexo y de la vida en general y finalmente, queremos convocar a quienes quieran resignificar estas experiencias y convertirlo en trabajo político a través de esta plataforma.

TANIA: Tenemos varios, por un lado, el de la sanación, nuestro público son todxs quienes han sido víctimas del sexo sin consentimiento, para que al ver que no están solxs, puedan ver de manera real, que no es su culpa, que nos enfrentamos acá a un problema cultural gigante, el patriarcado que enseña, en particular a los hombres, que pueden tomar lo que deseen de un otrx y que tiene una salida política, el feminismo. Por otro lado, el de la visibilización tiene como público objetivo a todo el mundo, queremos mostrar que la cultura de la violación es real y no una exageración.

¿Cómo ha sido la recepción de NOFUESEXO por el público? ¿Han tenido respuestas negativas o agresiones verbales por visibilizar y explicitar todo tipo de violaciones?

MARTINA: Ha sido súper fuerte y hermoso. Al inicio tuvimos un hombre que envió un relato que se titulaba “el sopapo”, no vale la pena contar lo que escribió, pero es lo más cercano que hemos tenido a una respuesta negativa o agresiva. Lo demás, ha sido muchas dudas respecto al consentimiento o bien profundo y sincero agradecimiento por crear este espacio. Creo que lo más hermoso es que ha llegado tan profundo a diferentes personas, que para muchas no fue suficiente mandar su relato y quisieron ser parte del proyecto. Nosotras tenemos las puertas abiertas y hemos trabajado el proyecto completo en base a la confianza y la sororidad. Para la expo somos un ejército de mujeres trabajando y asegurándonos que todo salga bien y la experiencia sea hermosa y sanadora y no traumática. Somos un ejército de mujeres convencidas a terminar con la cultura de la violación.

TANIA: La recepción ha sido impresionante, siento que esto que nos pasó a nosotras, de estar todas pensando en las violencias que habíamos sufrido, le estaba pasando a muchas mujeres y que nuestra plataforma llenaba una necesidad que teníamos todxs de hablar de esto sin eufemismos. La verdad es que salvo un relato de “broma” que recibimos por la plataforma, la gente ha sido respetuosa, se ha impresionado al ver la gran cantidad de historias que recibimos y lo común que es.

¿Qué impacto esperan o creen que pueda suceder con la exposición?

MARTINA: A mi me gustaría que las personas que participen de la expo se vayan llenas de sororidad y cariño. Cariño por nosotras mismas, que ahora estamos juntas y que sabemos que juntas podemos hacerlo todo. Me gustaría que después podamos llevar la expo a otras ciudades de Chile y más gente pueda verla para que la reflexión no se quede solo entre nosotrxs y podamos crear organización política real que tenga capacidad transformadora.

TANIA: Esperamos que la exposición comunique que el sexo sin consentimiento sucede en muchos contextos diferentes, y que es necesario entender de qué se trata y cómo se ve el consentimiento.

Tendrán un conversatorio sobre consentimiento. ¿Qué esperan que ocurra en este espacio?

 MARTINA: Nos gustaría crear un espacio seguro donde podamos hablar entre mujeres. Hasta ahora todo ha sido hermoso porque hay mucho trabajo entregado para que esto resulte, pero nunca hemos hablado de cómo nos sentimos. No sabemos cómo se sintieron las ilustradoras, no sabemos si habrá alguna de las autoras de los relatos entre el público y no sabemos cómo se sentirán lxs asistentes, así que queremos hablar de nuestros sentimientos, aterrizarlos y hacer, entonces, un plan de lucha y acción política.

 TANIA: Este espacio para mí es el más importante, ya que NOFUESEXO fue iniciado por nosotras, la Marti y yo, pero hoy somos un ejército de mujeres trabajando, que han vivido el proceso de leer relatos de otras mujeres, queremos hablar de este proceso y de cómo lxs asistentes percibieron la expo y qué están pensando. A mí me gustaría ver surgir de allí una mirada colectiva de cómo percibimos el consentimiento y el sexo a partir de esta conversación.

 ¿Tienen algún proyecto después de la Expo?

 MARTINA: Nos vamos a dar “vacaciones” en febrero. El proceso ha sido emocionalmente muy intenso y han sido casi 8 meses de trabajo. En marzo queremos retomar y ver la posibilidad de postular a un fondo que nos permita itinerar la expo por el país.

 TANIA: Soñamos con llevar la exposición a diferentes espacios, en particular nos gustaría llevarla a regiones, pero de manera autogestionada, donde sean mujeres de cada lugar quienes gestionen la exposición y conversatorio. Además tenemos ganas de hacer un podcast con una mirada feminista de situaciones cotidianas, algo en principio más liviano que NOFUESEXO, como una conversación con las amigas feministas.