Este lunes Estados Unidos sancionó a la compañía estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) bloqueándole los pagos, en una estrategia de presión hacia el gobierno de Nicolás Maduro.

Este hecho fue confirmado por el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, quien comentó que esta decisión ayudará a evitar futuros desvíos de activos de Venezuela por Maduro y mantener esos activos para el pueblo venezolano”.

El camino de suspensión de estas sanciones a Pdvsa es a través de la rápida transferencia del control al presidente interino o un gobierno posterior, elegido democráticamente“, agregó.

El mismo funcionario de gobierno fue enfático en que “con efecto inmediato, en cualquier compra de petróleo venezolano, el dinero tendrá que ir a cuentas bloqueadas”.

Eso sí, aclaró que no desistirán de comprar petróleo venezolano, del que son uno de los principales clientes, pero que reservarán estos pagos hasta que eventualmente los reciba el gobierno interino de Juan Guaidó. 

La decisión norteamericana afectará aproximadamente en 7.000 millones de dólares en activos a Pdvsa, según prevé el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, quien además indicó que implicaría otros 11.000 millones de dólares en pérdidas para la petrolera durante el 2020.

En paralelo, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, afirmó que este bloqueo no va dirigido “contra el pueblo inocente de Venezuela y no prohibirán la asistencia humanitaria, incluido el envío de medicinas y aparatos médicos”.