El asesor de seguridad del gobierno de Estados Unidos, John Bolton, comentó en una entrevista con Fox Business que se encuentran en conversaciones con las principales empresas estaunidenses del rubro para “producir el petróleo en Venezuela”, indicando realizar estas operaciciones desde el país latinoamericano “marcaría la diferencia”.

Bolton además expresó que para que esto sea posible, primero debe caer el gobierno de Nicolás Maduro. “Es una oportunidad de negocio, tenemos mucho en juego haciendo que esto salga de la manera correcta”, indicó el político sobre las intenciones del gobierno de Donald Trump.

Esta información se suma al anuncio de sanciones que EE.UU. interpuso contra Venezuela, bloqueando los pagos por sus compras de petróleo hasta que realicen “elecciones democráticas”.

Maduro, en tanto, recibió otra noticia negativa tras el bloqueo norteamericano: la empresa rusa Lukoil, uno de los principales proveedores de productos petroleros a la compañía PdVSA, anunció que pondrá fin a sus relaciones comerciales con Venezuela.

Los principales motivos que se presumen son represalias económicas de parte de EE.UU., puesto que no es la primera compañía que realiza un anuncio similar.

Es posible que si el gobierno no consigue nuevos colaboradores, se produzcan problemas en el suministro de combustible del país.