En septiembre de 2016, el médico español Ramón Gallego atendió a una paciente que presentaba mareos y desmayos, el diagnóstico que le dio a la joven fue que “no estaba bien follada” .

La joven afectada presentó una denuncia vía Facebook en aquel  entonces, en donde relataba que el médico que la atendió en Llanos de Brujas, en la provincia de Murcia, encendió un cigarro dentro de la consulta, ofreciéndole otro a ella, para luego entregarle su diagnóstico: “Su conclusión a mi problema es que estoy mal follada, tal cual, y que si no era yo la mal follada era mi madre”, relató la mujer.

Luego de esto, la joven decidió realizar la demanda contra el médico esperando una sanción para el doctor, quien había presentado un recurso de apelación el cual fue rechazado ayer martes por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia.

La sanción que recibió el médico fue de 8 meses de suspensión, una sanción mucho menor que la solicitada por el Servicio Murciano de Salud, el cual pedía dos años de suspensión.

La defensa del médico argumentó que las acusaciones de la paciente de 21 años son “totalmente falsas y exageradas”, realizadas con la única intención “de perjudicar al médico por no haberle recetado directamente Diazepam como ella exigía“.