Durante este viernes, el diario La Nación de Argentina publicó una editorial titulada “Niñas madres con mayúscula”, donde se defiende la maternidad de niñas que han sido violadas. La publicación incluso contempla la fotografía de una niña junto a un peluche, bajo la leyenda: “Amor y valentía para seguir adelante, respetando la vida”.

El texto cita el testimonio de dos pequeñas de 12 y 14 años que fueron madres y decidieron no abortar: “Los testimonios de las dos son contundentes, tanto como la intención de las dos madres, que coincidentemente apuntaron a “sacarles” los hijos pretendiendo obligarlas a abortar”, detallan.

A juicio del medio, “el relato de estas realidades mueve a reflexionar sobre lo que es natural en la mujer, lo que le viene de su instinto de madre, lo que le nace de sus ovarios casi infantiles. “Nadie me lo saca”, afirmarán aferradas a la vida engendrada en sus vientres”.

“Mucho más allá de la forma en que se gestaron los embarazos, claramente nada deseada ni deseable, y recordándonos todo aquello que se ha predicado con justeza sobre la necesidad de una educación sexual preventiva que contemple información sobre el propio cuerpo, resulta admirable y emocionante ver desplegarse el instinto materno. Encarnado, corporizado, ese instinto vital de preservación arrasa con todo lo que se ha dicho y escrito desde una teoría reñida con el derecho a la vida. Despedaza el pañuelo verde, al error inducido del “yo decido sobre mi cuerpo”, al feto como desprovisto de vida, entre otras denominaciones eufemísticas creadas para bajar la carga emocional que encierra decir que hablamos de un hijo desde el minuto de la concepción, de un bebé por nacer que se desea eliminar asesinándolo”, recalcaron en la editorial.

El artículo continúa manifestando “admiración hacia las niñas madres” y repudio a las “abuelas abortistas” que, como señalan, “felizmente no lograron su criminal propósito. Bienvenida a los felices niños de ambas mamás y un mensaje claro y esperanzador a la sociedad para que haga lo que tiene que hacer sobre educación sexual, primero, y sobre apoyo a las mamás, después, tanto si sus embarazos fueron deseados como si fueron causados por una violación, por ignorancia o estado de necesidad. Nada importó a estas mamás niñas, salvo conservar a sus hijos”.

Por último, el medio argentino asegura que “una sociedad madura y solidaria no será aquella que condene y rechace a las jóvenes madres y a sus hijos por nacer. Tampoco aquella que les imponga un aborto en la falsa creencia de que se trata de un estorbo, un problema que han de quitarse de encima. Será aquella que respete y cobije en su seno a quienes tan valiente como amorosamente proclaman un claro y responsable compromiso, un canto a la vida, cuando defienden, con uñas y dientes, a sus niños”.

El texto ha provocado gran rechazo entre las mujeres y organizaciones feministas argentinas, así como en los propios trabajadores del diario. A la vez, medios como Página12 han manifestado su repudio a la editorial, asegurando que “abunda en la apología al delito de violación. Pretende destacar como ejemplo a niñas violadas que llevan adelante sus embarazos en lugar de recibir la interrupción que es legal en la Argentina desde 1921 para ese causal”.

A través del hashtag #NiñasNoMadres se ha canalizado el repudio a lo manifestado por La Nación, donde el propio Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba) manifestó su rechazo, asegurando que “La Comisión interna de prensa de La Nación rechaza el editorial de hoy de “Niñas Madres con mayúsculas”. Una niña embarazada es una niña violada. #NiñasNoMadres”, publicaron en Twitter.

Mira los comentarios a propósito de la cuestionable editorial: