La organización WikiLeaks publicó este miércoles una carta privada que confirma que el Papa Francisco se opuso a que la Orden de Malta entregara anticonceptivos como parte de su trabajo humanitario.

La misiva -correspondiente al 1 de diciembre de 2016- fue dirigida al patrón de la Orden de Malta, Raymond Burke. Allí se le exigía que la organización “debe garantizar que los métodos y medios que utiliza en sus iniciativas y trabajos de atención médica no sean contrarios a la ley moral”.

Según The Washington Post, los documentos filtrados por WikiLeaks no son reveladores, puesto que esta polémica fue ampliamente cubierta en su momento. “Su contenido parece especialmente miserable en un momento en que el Vaticano está envuelto en escándalos en múltiples continentes”, detallan.

Eso sí, esta filtración es la primera vez en que Wikileaks investiga asuntos internos del Vaticano, lo que podría significar que en un futuro podrían aparecer revelaciones más polémicas que esta.

El periodista experto en temas del Vaticano y columnista de Il Fatto Quotidiano, Marco Politti, indicó que este golpe parece ser “una campana de alarma”. “El tema en sí no es interesante. Estas son viejas diatribas, viejas luchas. Pero lo importante será el siguiente paso. ¿Habrá una (filtración) de WikiLeaks posterior en algo que no haya sido revelado previamente?”, se preguntó.

“Si WikiLeaks saca información sobre la pedofilia o los escándalos bancarios, entonces tendremos algo nuevo”, advirtió.