En las costas de la ciudad de Hadera, ubicada al norte de Israel, está ocurriendo un fenómeno pocas veces observado: cientos de tiburones rodean las aguas cercanas a una instalación de una central térmica.

La central térmica gigante Orot Rabin entibiece el agua porque se utiliza agua de mar para enfriar sus turbinas. Esta agua luego es expulsada y sale mucho más caliente, siendo agradable para los tiburones. Según afirman los expertos, el calentamiento del mar Mediterráneo estimula el metabolismo de los peces depredadores, mejora los ciclos respiratorios y facilita los embarazos.

“La paradoja que vemos aquí es que este no es un ambiente natural… y no se puede ver en ningún otro lugar en las cercanías”, dijo Scheinin, gerente del proyecto de depredadores en la Estación de Investigación Marítima Morris Kahn, establecida por la Universidad de Haifa. “Este fenómeno está influenciado y creado por hombres, tanto con la planta de energía como con el agua cada vez más caliente del mar”, afirma Times of Israel.

La temperatura del agua cercana a la central está 10 grados más cálida que el resto del mar, lo que atrae a los tiburones, quienes escapan de las aguas más profundas y frías durante la temporada de invierno.

Esta situación se había observado con anterioridad por el sector durante décadas, pero los científicos comenzaron a recopilar datos hace dos años. Los animales marinos del Mediterráneo se encuentran en un estado de conservación delicado por la contaminación de su hábitat natural y la sobrepesca. Este último factor ha reducido la población de tiburones en más del 90% desde la década de 1950. 

Por otro lado, los científicos explican que el mar Mediterráneo nunca había alcanzado esas temperaturas, tanto por el cambio climático como por la expansión del Canal de Suez, que abrió sus compuertas a las aguas del mar Rojo, convirtiendo en uno de los oceános más cálidos del mundo.

Un estudio reciente, publicado el otoño pasado en la revista Nature Climate Change, descubrió que el cambio climático está calentando constantemente el mar Mediterráneo en 0,4 grados cada década, lo que hace que la región se encuentre entre las más afectadas del mundo. Esto ha generado que nuevas especies de tiburones lleguen al sector oriental del mar Mediterráneo desde aguas frías, que terminan estableciendo sus poblaciones.

Este video registrado por Hindustan Times es una muestra de la cantidad de tiburones que circulaban por las aguas cercanas de la central térmica en 2017.