La polémica declaración del obispo Eduardo Durán, máxima autoridad de la Catedral Evangélica, por su presunta implicación en un delito de lavado de activos no ha dejado indiferente a la comunidad evangélica en Chile.

Durán acudió la semana pasada ante la Fiscalía y explicó que recibe más de $30 millones al mes en diezmo para su libre disposición y detalló cómo gestiona el reparto de estos recursos entre su iglesia, sus hijos –uno de ellos, el diputado Eduardo Durán RN–, y él mismo.

A propósito del escándalo que ha levantado su caso, que incluso ha sido abordado por los animadores y animadoras de matinales, El Desconcierto ha conversado con la pastora Juana Albornoz. Perteneciente a la Iglesia Misión Apostólica de San Miguel, fue elegida por la ex presidenta Michelle Bachelet como pastora de La Moneda en 2007. A sus 82 años, se ha mostrado públicamente a favor del apoyo al matrimonio homosexual, el aborto terapéutico y la adopción homoparental.

– ¿Cómo recibió la noticia de que el obispo Durán estaba imputado por un caso de presunto lavado de activos?
– Lo recibí muy sorprendida, sobre todo por las cantidades. Pero creo que es un llamado de Dios a que los pastores que han desviado el camino puedan empezar a repensar y a tomar el camino correcto del pastorado, un llamado del Señor a los pastores para decir que hay cierto límite.

– ¿Cree que podrían haber más casos como el del obispo Durán de pastores que se desvían de su camino?
– Públicamente es el único que se está dando. Las iglesias tenemos todas una personalidad jurídica individual. En el grupo de pastores de otras iglesias que nos reunimos, yo soy directora de la Mesa Ampliada, que preside el obispo Emiliano Soto Valenzuela. Quisiera dejar muy en claro que nuestro presidente siempre nos ha manifestado que no es el único representante de la Iglesia Evangélica ni yo tampoco puedo hablar a nombre de otras iglesias.

– ¿Son normales las cifras que presentó el obispo Durán, quien declaró que percibía al mes más de $ 30 millones en diezmo?
– Eso depende de la cantidad de iglesias que haya y de lo que se entregue de diezmo. Pero en ese aspecto, es la Iglesia la que tiene que responder y la Iglesia la componen las congregaciones que tendrán que ver este tema, que además es muy delicado.

– ¿Cuáles son las cifras que manejan en su Iglesia?
– En nuestro caso específico, no recibimos diezmo. Funcionamos con ofrendas y en la mayoría de ellas no constan con dinero. Aquí hay una capilla y si hay que arreglar una ventana, tenemos al carpintero que arregla la ventana; hay otro hermano que revisa todo el circuito eléctrico… Y otra cosa importante: la pastora aquí no recibe dinero. Mi congregación es pequeña y con lo que recibo de mi pensión me alcanza vivir como corresponde al camino que yo tomé. Si yo hubiese querido tomar otro camino para tener otros ingresos, no habría sido pastora. Pero no puedo criticar a los que lo hagan de otra manera.

– Considerando que el diezmo y las ofrendas requieren de una gestión económica, ¿qué tan común es la figura del tesorero o tesorera para el manejo de esos recursos y su rendición de cuentas?
– Hay un directorio en que hay un presidente, un secretario y un tesorero. Y hay una comisión para rendir cuentas. Pero el sistema de cada Iglesia es muy diferente y cada una tiene sus individualidades. Nosotros tenemos un tesorero y una comisión revisora de cuentas. El tesorero recibe las ofrendas que no es mucho pero alcanza para mantener la Iglesia. Al menos dos veces al año hacemos una comisión revisora de cuentas para presentarlas al Ministerio de Justicia.

– El obispo Durán explicó que una parte del diezmo lo entrega a su hijo, que es el diputado Durán (RN) y quien protagonizó un duro discurso contra la ex presidenta Michelle Bachelet en 2017. En su opinión, ¿hasta dónde tiene que llegar la implicación de los grupos religiosos con las autoridades políticas?
– Si yo hubiera querido ser política, no hubiera sido pastora. Ahora, nuestros hermanos tienen la libertad de pertenecer o participar dentro de cualquier partido político o apoyar cualquier hermano de cualquier partido político. Pero mi misión es seguir las enseñanzas del Señor.

– Usted también apoyo la campaña del ex candidato Alejandro Guillier para las últimas elecciones.
– Yo estoy a favor de apoyar todo lo que vaya en beneficio del desarrollo de un país y tengo la libertad de participar. Pero no voy a apoyar la injusticia, la intolerancia o el abuso. Como ciudadana, yo no estoy vedada de apoyar lo que vaya en beneficio de toda la ciudadanía.

– ¿Cómo cree que afectan este tipo de noticias, como la imputación del obispo Durán, a la comunidad evangélica, en general?
– Estas noticias afectan mucho, hay iglesias que se sienten dolidas porque son pastores y pastoras humildes que trabajan en las poblaciones, que ven día a día las necesidades, la pobreza… Es doloroso para la Iglesia Evangélica porque nos ponen como si todos fuéramos así, y no: hay mucha labor social, comunitaria, solidaria y de acompañamiento.