Un reportaje emitido ayer martes por Chilevisión Noticias, mostró el panorama actual de los niños, niñas y adolescentes que viven en la calle en Santiago.

En el último año, carabineros ha recibido 2.000 ordenes de búsqueda para dar con el paradero de niños y niñas, que en muchas oportunidades han hecho abandono de los centros del Sename por los malos tratos recibidos.

Actualmente, en Chile no existe ningún tipo de registro que tenga total conocimiento de cuántos niños, niñas y adolescentes viven en la calle, lo que implica el desconocimiento de su paradero. Sobre esto, recién el año pasado se conformó la primera mesa de trabajo para analizar el tema, iniciándose un conteo para saber cuántos niños y niñas se encuentran en esta situación. Los resultados de este trabajo podrían darse a conocer a mediados de marzo.

Aparte de no existir registro, tampoco hay políticas públicas claras sobre los procedimientos que se deben realizar en estos casos.

Diversas organizaciones civiles han contribuido con el levantamiento de datos sobre esta realidad. La Fundación para la Confianza reveló que entre enero de 2017 y agosto de 2018, 459 menores hicieron abandono de un Centro del Sename, siendo el Cread de Pudahuel el principal recinto de donde se escapan.

Para Gabriel Guzmán, Coordinador del Observatorio de la Fundación para la Confianza “ha fallado lo programático, el sistema  de protección, que finalmente decreta abandono como causales de egreso, no hay ninguna acción psicosocial, solo una acción de búsqueda policial”.

Sobre los problemas estructurales que imposibilitan encontrar soluciones para esto, la defensora de la niñez, Patricia Muñoz explica: “Los cambios de nombre de los servicios no serán suficientes, esto involucra un desafío que tiene que ver no sólo con un cambio estructural en términos del financiamiento del servicio que va a sustituir al Servicio Nacional de Menores, sino que fundamentalmente algo que tiene que ver con los perfiles técnicos de quienes están encargados de cuidar, proteger y entregar afecto a los niñas niños y adolescentes” .

Además, Muñoz relató en el reportaje que un día viernes a las 10 de la noche se contactó con trabajadores de Desarrollo Social para determinar dónde debía trasladar a una niña en situación de calle que había sido víctima de delitos sexuales y nadie le entregó una respuesta “es una demostración clara que en el fondo no conversan las instituciones que tienen que ejecutar debidamente la función”. 

[Te puede interesar: Sename: El peso muerto de la historia]