Proponemos el Mecanismo de Montevideo a partir de nuestro legítimo interés y disposición de contribuir a que el pueblo venezolano y los actores involucrados puedan encontrar una solución a sus diferencias”. Así parte la declaración que los gobiernos de México, Uruguay y los países que integran la Comunidad del Caribe (Caricom), en atención al llamado de Naciones Unidas, lanzaron este miércoles para facilitar un mecanismo de diálogo que busque una resolución a la “compleja situación” en Venezuela.

En un comunicado conjunto, estos gobiernos destacaron que “la única vía” para hacer frente a la crisis venezolana “es el diálogo para la negociación, desde una perspectiva de respeto al Derecho Internacional y a los Derechos Humanos”.

La propuesta, articulada tras un encuentro entre el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México (SRE) Marcelo Ebrard; el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez; y su canciller, Rodolfo Nin Novoa, se articula en torno a cuatro fases que se desarrollarán “durante un periodo razonable y previamente acordado por las partes”. Las etapas previstas son: “diálogo inmediato”, “negociación”, “compromisos” e “implementación”.

Los compromisos que se buscarán giran en torno a la “construcción y suscripción de acuerdos a partir de los resultados de la fase de negociación, con características y temporalidad previamente establecidas”, mientras que la implementación sería la “materialización de los compromisos asumidos en la fase previa, con el acompañamiento internacional”.

Acompañantes, adherentes y opositores al diálogo

En el comunicado, los países proponentes manifestaron que, en caso de que “las partes decidan comunicarse”, serán invitadas al proceso de diálogo la ex vicepresidenta de Costa Rica y actual secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; así como los ex cancilleres de Uruguay y México, Enrique Iglesias y Bernardo Sepúlveda, respectivamente; y también el expresidente del Tribunal Supremo de Barbados David Simons. “Se trata de personalidades de reconocida experiencia internacional y calidad moral para acompañar este mecanismo”, añaden en el comunicado.

La propuesta fue recibida positivamente por Maduro, quien anunció el “respaldo absoluto” de su gobierno al Mecanismo de Montevideo e insistió que el ejecutivo está “listo y preparado” para participar en un proceso de diálogo “para la búsqueda de la paz y el entendimiento”.

Sin embargo, desde Washington el mensaje es de rechazo a cualquier medida de acercamiento entre las partes. Hace cinco días, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, señaló que “este no es el momento para el diálogo” en Venezuela, sino que “el momento para la acción”. Guaidó, por su parte, también rechazó rechazara la propuesta de “un nuevo mecanismo de diálogo”.

“Grupo de Contacto”

Este jueves también se emplazará en la capital uruguaya el llamado “Grupo de Contacto”, conformado por representantes de España, Francia, Reino Unido, Alemania, Holanda y Suecia, por la parte europea, y Uruguay, Ecuador, Bolivia, México y Costa Rica, por la parte americana. Los asistentes buscarán adoptar una posición conjunta para dialogar con las dos partes en conflicto, aunque dejaron en claro que no se trata en ningún caso de una mediación. El propósito final es conseguir la liberación de los presos políticos, dotar al Consejo Nacional Electoral (CNE) de una “composición equilibrada” y preparar unas elecciones presidenciales en las que todos los candidatos puedan concurrir en igualdad de condiciones.

La posición sobre la autoproclamación de Juan Guaidó “presidente encargado” no es unánime dentro de la Unión Europea. Italia, Chipre, Grecia, Eslovaquia y Rumania no han reconocido a Juan Guaidó, como presidente interino responsable de convocar nuevas elecciones, aunque sí están a favor de la convocatoria de comicios presidenciales. Según explicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, el proceso que inicia este jueves en Montevideo durará tres meses y si a principios de mayo no se han logrado resultados, el grupo se disolverá.

federicia Mogherini

Federica Mogherini llega a Uruguay

Sobre la posición de Chile, este jueves la mesa política nacional del Frente Amplio (FA) llegó hasta La Moneda para entregar una carta dirigida al presidente Sebastián Piñera en la que critican que nuestro país no asista a la conferencia internacional que se desarrolla hoy en Montevideo. Eso, luego de que el gobierno chileno decidiera enmarcarse junto a la posición del Grupo de Lima, que reconoció a Juan Guaidó como el presidente encargado de Venezuela y llamaron a elecciones de manera urgente.

“Nos parece que la posición adoptada por el gobierno chileno no contribuye a la generación de un cuadro que permita a nuestro país mediar en el conflicto”, sino que por el contrario, daña la posición internacional “desde el punto de vista de la imparcialidad necesaria para abordar un rol significativo en el escenario internacional”, señala la misiva.

“La línea actual del gobierno allana el camino hacia una guerra civil o a una eventual intervención extranjera, lo que es de suyo contradictorio con el principio de solución pacífica y de autodeterminación que subyace en el ordenamiento jurídico internacional, y que nuestro país proclama defender”, agrega el texto, que llama de forma “urgente” a corregir la postura del gobierno en la crisis venezolana.

mesa nacional Frente amplio

/ Agencia Uno