Mural original, “Homenaje a los trabajos voluntarios” de Guillermo Núñez, inaugurado en 1972 al interior de la UNCTAD. Crédito foto: Armindo Cardoso

En 1972, al inaugurarse el edificio UNCTAD III, Núñez dejaba su impronta con un colorido mural en homenaje a quienes hacían trabajos voluntarios. Posteriormente, la obra fue borrada junto a otras que formaban parte del edificio por orden de Lucía Hiriart de Pinochet. “Como ella era crítica de arte, al parecer dio su opinión e hizo que saliera este mural; lo destruyeron junto al de José Balmes y a varios otros más”, explica sobre la obra en un video. Arquitectos, obreros y artistas trabajaron con el mismo salario en un tiempo récord para tener listo a tiempo el edificio que recibió a los delegados de la Tercera Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo. Las obras de arte estaban pensadas para integrarse a la arquitectura.  

Crédito Foto: Miguel Lawner

Varios años más tarde y por distintas razones la historia se repetía. El mural de Mono González en recuerdo de Víctor Jara Saludo a la historia, hasta hace no mucho a la salida del metro Universidad Católica, fue borrado por un pintura publicitaria de una marca de zapatillas que ha auspiciado varios espacios del GAM. Hasta el sindicato de trabajadores se pronunció respecto a que se reemplazara “la obra de uno de los muralistas más reconocidos de Sudamérica, transformando el espacio en una valla publicitaria para la ganancia de una multinacional como es Nike”. La administración del GAM intentó lavarse las manos, diciendo que la borradura había sido sin permiso de ellos y para resarcir en parte lo sucedido, volvieron a ofrecer el muro a González, quien decidió compartirlo. Dada su colaboración con Ñúñez todos los sábados en la Galería Taller del Mono, que González tiene en el persa, qué mejor que devolver la obra borrada por la dictadura a manera de homenaje al artista, haciéndola cobrar nueva vida y poniéndola a dialogar con la creación de artistas más jóvenes.

©Jorge Sánchez

Es así como invitó a Matu (Matías Noguera) y Saile (Iván Miranda) a participar. En la parte de arriba, hicieron una réplica de la obra original de Núñez, que en un comienzo estuvo al interior del edificio y era de acrílico y madera. Abajo, en los mismos tonos, los jóvenes pintaron una obra colaborativa dialogando con el Premio Nacional de Arte 2007. El nuevo mural en su conjunto fue bautizado Memorial a la memoria y se inauguró el 8 de febrero.

A los 89 años, Guillermo Núñez arriba del andamio para firmar su mural. ©Jorge Sánchez

También te puede interesar la Entrevista a Guillermo Núñez


Periodista