La declaración sale al cruce de las mentiras sobre el revolucionario ruso difundidas en la serie “Trotsky” emitida por Netflix, con una declaración publicada simultáneamente en varios idiomas. En ella se preguntan “¿Cuál es el objetivo de Putin de reflotar estas falsificaciones?” y destacan su pasado como director de la KGB y “sus añoranzas por la Gran Rusia zarista”. Si bien los autores de la serie difundida por Netflix afirman basarse en hechos reales, los acusan de llevar a cabo todo tipo de falsificaciones para denigrar la figura de Trotsky y la de los principales dirigentes de la revolución rusa.

En este sentido, la declaración busca reponer la realidad de los acontecimientos y expone las mentiras más sobresalientes expuestas en la serie. En la serie “Trotsky”, quien formó y dirigió el Ejército Rojo venciendo a 14 ejércitos imperialistas, es presentado como una personalidad egocéntrica, mesiánica, autoritaria, inhumana, criminal, competitiva, cualidades siempre ligadas a su origen judío, mostrando que en su vejez sufre alucinaciones, atormentado por el remordimiento de sus presuntos crímenes en la revolución. En cambio su asesino, el agente estalinista Ramón Mercader, es un periodista honesto, crítico y sensible, que entabla una extensa e inexistente relación con Trotsky. La serie llega al extremo de falsificar la escena final del asesinato del revolucionario ruso.

Otras mentiras de la serie aludidas refieren a la relación con Lenin antes y durante la revolución, postulada simplemente como una pelea de egos y acuerdos por conveniencia, llegando al absurdo de inventar que Lenin quiso tirar de un balcón a Trotsky. Además, la serie omite los crímenes de Stalin y los Juicios de Moscú, donde perecieron casi todos los dirigentes bolcheviques de la revolución y cualquier sospechado de opositor al poder del régimen burocrático.

“En las revoluciones rusas se muestra a los obreros, campesinos, soldados y el pueblo ruso manipulados por dirigentes ambiciosos como Lenin y Trotsky que deciden por ellos. En la de 1905 se denigra a los soviets como meros auditorios para sus discursos. No hay lucha de clases, todo es enfrentamiento y venganza entre los individuos. Pero la revolución de 1917 no fue sólo uno de los movimientos de masas más grandes y radicales de la historia contra el zarismo, sino también contra el gobierno burgués provisional y la contrarrevolución de Kornilov instaurando el poder de los soviets, con la participación protagónica de los explotados y oprimidos, dirigidos por el partido bolchevique. La serie, en cambio, pretende presentar a la revolución como una lucha mezquina por el poder y a los revolucionarios como psicópatas manipuladores”, sentenciaron en la declaración.

A la vez, cuestionaron que “la relación con Lenin antes y durante la revolución es presentada como una pelea de egos y acuerdos por conveniencia, al punto que Lenin quiere tirar de un balcón a Trotsky. Stalin es el secretario de Lenin. En el momento de la insurrección de Octubre Lenin escondido solo aparecerá frente al interrogante de Trotsky cuando la revolución ya triunfó”.

“Los abajo firmantes repudiamos esta falsificación que busca enterrar el suceso más importante desde el punto de vista de la lucha por la emancipación de las clases laboriosas de la explotación y opresión capitalista, junto con la obra que legaron sus principales dirigentes”, declararon.

El pronunciamiento impulsado por el nieto de Trotsky y el CEIP (Centro de Investigaciones y Publicaciones) “León Trotsky” lleva la firma de importantes intelectuales y personalidades de todo el mundo, como Slavoj Žižek, Fredric Jameson, Robert Brenner, Nancy Fraser, Mike Davis, Michael Löwy, Ricardo Antunes, Franck Gaudichaud, Stathis Kouvélakis, Alex Callinicos, Eric Toussaint, entre muchos otros. De Argentina se puede encontrar a Eduardo Grüner, Horacio González, Alejandro Horowicz, Elsa Drucaroff, etc. También importantes referentes políticos de izquierda de diferentes países, como los excandidatos a presidente por el Nuevo Partido Anticapitalista en Francia Olivier Besancenot y Philippe Poutou, así como del Frente de Izquierda de Argentina: Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Christian Castillo del PTS (Partido de Trabajadores por el Socialismo), Néstor Pitrola y Jorge Altamira del PO (Partido Obrero), o el ex-candidato a presidente por el PSOL brasilero Guilherme Boulos, entre otros.

La declaración completa se puede ver en www.ceipleontrotsky.org y las firmas pueden enviarse a infoceiplt@gmail.com.