Han pasado 8 meses desde que representantes de la Mesa Comunal de Trabajo para el Adulto Mayor marcharon hasta el edificio de la Intendencia Regional para solicitar, mediante una carta, una rebaja concreta en el precio del transporte público. Aún no cuentan con respuesta del Gobierno ni intenciones reales del Ministerio de Transportes, por lo que los representantes de las personas Mayores en Valparaíso buscan reunirse con autoridades regionales y parlamentarios argumentando que no seguirán esperando.

La sentida demanda que representa a los más de 55 mil adultos mayores que viven en la comuna Valparaíso fue transmitida al Gobierno Regional en octubre pasado. Actualmente cuenta con más de 12 mil firmas y en los próximos días será presentada a los parlamentarios de la zona, aprovechando el interés del Ejecutivo en avanzar en proyectos de transporte como la concreción del “Tren Rápido Valparaíso-Santiago”.

Pascuala Suárez, miembro de la Mesa Comunal de Trabajo para las Personas Mayores de Valparaíso se centra en la representatividad de la demanda al asegurar que “queremos que de quien dependa esto, mire que no somos 2 o 3 personas o una mesa comunal, sino que es Valparaíso entero que está manifestándose. `Necesitamos una rebaja para los adultos mayores, ¿qué van a hacer?’”. La dirigente adelantó que los próximos días se reunirán con el alcalde Jorge Sharp y diputados de la zona para ver la forma en que este 2019 se concrete esta petición.

Donina Vega, naturópata de 30 años de experiencia y miembro de la Mesa del Adulto Mayor detalló que “estamos hablando de adultos mayores que reciben menos de 108 mil pesos de pensión mensual y que tienen que jerarquizar diariamente sus necesidades básicas y derechos, dejando de lado su libertad constitucional de trasladarse libremente por la ciudad”, señala.

La geografía natural de Valparaíso genera dificultades diarias para el libre tránsito de personas que tienen más de 60 años, quienes representan más del 22% de la población actual de la Ciudad Puerto. Es por esto que la adaptación de las condiciones del transporte público se hace cada vez más necesaria en tiempos que la población etaria de la comuna y el nivel país se proyecta a envejecer, por lo que según “Fundación P!ensa”, la población adulta mayor en Chile alcanzará un 30% el 2050.

Vulneración de Derechos

Al entender el costo del pasaje como una limitante para la participación activa de las personas mayores, se hace necesario recordar que el 2017, el Gobierno de Chile adscribió su firma a la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, donde en su Artículo 6 establece que “los Estados Parte tomarán medidas para que las instituciones públicas y privadas ofrezcan a la persona mayor un acceso no discriminatorio a cuidados integrales, incluidos los cuidados paliativos, eviten el aislamiento…”. Condiciones que no han sido concretadas en nuestro país, según menciona Donina.

Vega asegura que “hay muchas necesidades que se pueden paliar y (la firma de la convención) todavía no comienza a ejecutarse como uno quisiera ya que vemos cómo profesionales desarrollan talleres, foros e innovación a la que tiene acceso sólo algunos, dejando un sector amplio de la población sin acceso a esa información”, a lo que agrega que “las pensiones son bastante bajas, si por un momento se pusieran en el lugar de las personas, ayudarían a gente que puede tomar control de sus enfermedades crónicas, de su sufrimiento, de su realidad, muchos incluso se están suicidando, y todo está en sus manos”.

La aseveración de Donina condice con las cifras entregadas por “Fundación Piensa”, que posicionan a Chile como el país con mayor tasa de suicidios del continente, de estos, 13,6 casos por cada 100 mil habitantes corresponden a personas de la tercera edad, superior a la media poblacional.

Promesas Incumplidas

 El 2011, la actual Ministra de Transportes, Gloria Hutt figuraba como Subsecretaria de Transportes y desde esa fecha se ha postergado tres veces el recambio en el proceso de licitación de las vías del Gran Valparaíso, sin dar explicaciones de fondo. Un escenario que para la Mesa Comunal para el Adulto Mayor responde a temas de interés económico y falta de voluntad política.

Luisa Sepúlveda, vocera de la mesa para el Adulto Mayor asegura que las diferencias respecto a Santiago sólo se pueden explicar por una “discriminación” a las regiones por parte de las autoridades, agregando que “todo lo que el Estado pasa (por concepto de transportes) es percibido el empresario, ya que a los choferes sólo les pagan por corte de boleto, mientras que en Santiago tienen sueldo, por lo que hay una discriminación total y potente contra las regiones. El pasaje debiera ser rebajado o gratis como en Brasil”, aseveró la vocera.

La larga historia de “promesas incumplidas” del Gobierno con los adultos mayores porteños se arrastra desde el 2017, en el Gobierno de Michelle Bachelet donde se firmó un acuerdo para establecer una rebaja de buses similar a la que había sido anunciada con bombos y platillos en la capital el 2016, sin embargo, la cartera de Transportes no cumplió con su palabra.

El 2018, el Gobierno de Sebastián Piñera recogió el guante prometiendo lo propio, sin embargo, la “pastillita” que dio su administración se centró en la figura del Seremi de Transportes Gerard Oligger, quien anunció una rebaja en sólo algunos recorridos rurales fuera de Valparaíso y una subvención a trolebuses que nunca llegó.