Repudio ha generado una ilustración del gobierno de Mauricio Macri en Argentina, que muestra a una multitud de personas de tez oscura y pelo negro sostenidas por un pequeño grupo de oficinistas de tez clara y pelo rubio como parte de un documento oficial para explicar el sistema impositivo del país.

La imagen que aparece en un documento del Ministerio de Producción Argentino se ocupó para supuestamente demostrar que el 20% de la población mantiene al 80% restante. Sin embargo, esta afirmación cae en una falacia económica porque, al igual que Chile, la estructura tributaria argentina es regresiva lo que implica que son las clases económicas más bajas las que se ven más afectadas por la imposición.

El racismo y clasismo de la propaganda del gobierno de Macri queda en evidencia ya que el dibujo muestra que quienes sostienen la economía sería un porcentaje reducido de la población, bien vestida, que se esfuerza, con rostro y de tez clara y pelo rubio. En cambio sería el resto, los “morochos”, mal vestidos, que “espera todo gratis” los que provocarían que la economía no vaya en mejor camino.

Incluso la imagen tiene una discriminación de género, de los 7 “sostenedores”, sólo dos son mujeres, en cambio en la parte de los morochos, la mayoría son mujeres, dejando en claro que la producción le corresponde solo a los hombres.

En Argentina ha causado polémica la imagen, no solo por su notorio clasismo, racismo y discriminación de género, sino porque también esta propaganda recuerda a una utilizada por la dictadura militar para justificar el nuevo modelo económico basado en el ajuste y la valorización financiera.