El largo proceso para la nueva constitución cubana ha llegado a su fin. El proceso democrático que duró cerca de seis meses donde fue incluida la voz de la mayoría de los isleños terminó con una aplastante votación a favor de la nueva Carta Magna.

Con un 84,41% de participación electoral, más de 7 millones 848 mil votos, la opción Sí obtuvo el 86,85% de los votos mientras que la opción no obtuvo sólo el 9% de los votos.

“Ha sido ratificada la Constitución por la mayoría de los ciudadanos”, dijo en conferencia de prensa la presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro.

La nueva Constitución cubana ratifica el carácter “irrevocable” del socialismo como sistema social en la isla e incluye abrir su economía al mercado, la propiedad privada y la inversión extranjera, todo bajo control del Estado.

También reconoce al Partido Comunista (PCC) como único y “fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado”.

La nueva Carta Magna será proclamada por la Asamblea Nacional y luego publicada en el diario oficial cubano para entrar en vigor.