Durante la noche del pasado miércoles, en medio de una nueva noche del Festival de Viña, el actor Juan Pablo Miranda apareció en diversas ocasiones en pantalla. El intérprete lucía entretenido y risueño con los chistes del comediante Jorge Alís y sus tomas no pasaron desapercibidas.

El actor, que fue motivo de más de una toma durante la transmisión del certamen, fue acusado en mayo de 2018 por la actriz Paloma Amaya, quien denunció a Miranda por secuestro, violencia y acoso. La mujer relató que los hechos, ocurrido hace ocho años, le provocaron numerosas consecuencias psicológicas.

Mientras buscaba financiamiento para un proyecto teatral, Amaya inició su vínculo con Miranda, una relación “que al poco tiempo se volvió abusiva por parte de él que era muy celoso, controlador, manipulador, depresivo y machista”.

La mujer relató que el actor le impedía juntarse con sus amigos, además de controlar sus llamadas y los contactos que tenía en redes sociales. A la vez, existían “episodios de violencia psicológica en donde me trataba de maraca por haber salido con uno de sus amigos (casi un año antes de conocerlo a él) rompía cosas de su departamento, me gritaba, me empujaba y me tironeaba para que lo escuchara seguir gritándome cuando yo quería escapar de su departamento”.

Entre otras graves acusaciones, Paloma contó que Miranda la secuestró en un ataque de celos tras una fiesta a la que fue sola. “Se abalanzó sobre mí sujetándome del cuello, me dio tres fuertes cachetadas. Intenté huir y me tomó otra vez por el cuello y sin soltarme me tiró contra la cama mientras yo lloraba desesperada y gritaba por ayuda”, detalló.

Esa noche, el actor no la dejó salir del departamento, amenazando con matarse y con matarla también si pedía ayuda.“No paraba de insultarme y de decirme que en verdad me iba a dejar salir y que ojalá me mataran y me reventaran en la calle (…) “Me mantuvo secuestrada un noche entera”.

Más tarde, Amaya contó que cuando fue a hacer la denuncia ante Carabineros, “los pacos me dijeron que tenía que constatar lesiones en algún centro médico. Pero como solo tenía unos moretones en el cuello, los pacos de turno dijeron que ‘no servían para nada’. ‘Esa weá no es nada’ dijo uno de los pacos”, contó.

Por estas denuncias, la excesiva visibilidad que Miranda tuvo anoche en las cámaras del Festival de Viña fue blanco de cuestionamientos en redes sociales. El actor también forma parte del elenco de “Amar a morir”, la nueva teleserie vespertina de TVN.

Mira los comentarios: