Después de pasar sus accidentadas vacaciones en Colombia, la diputada Maite Orsini (RD) regresó esta semana a sus labores parlamentarias. El Congreso retomó el lunes su ritmo habitual, pero la parlamentaria ocupó titulares en la previa al inicio de la legislatura por una polémica tuitera en la que varios usuarios de la red social se dedicaron a comentar y cuestionar una supuesta relación con su par, Jorge Brito, con quien ella viajó hasta Bogotá aprovechando el paréntesis veraniego.

Sin embargo, la controversia, que Orsini calificó de “machista” y desminitó en sus redes, no ha hecho perder el foco a la parlamentaria, quien empezó el nuevo curso político con la vista puesta en la huelga feminista. La paralización, que fue rechazada por distintas autoridades del gobierno –Isabel Plá, Cecilia Pérez y el propio presidente Sebastián Piñera–, llega con el trasfondo de las denuncias que sacaron a la luz el ciberacoso del sitio Nido.org y que terminó provocando su cierre. Un hecho al que la diputada frentamplista ya se anticipó el pasado mes de octubre, cuando presentó junto a Maya Fernández (PS) la llamada “Ley Pack”.

Su propuesta, que fue aprobado en la Cámara y hoy se encuentra en el Senado, busca tipificar y sancionar la publicación de contenido audiovisual sin consentimiento para preservar y respetar el derecho a la intimidad.

En plena jornada de reincorporación a la rutina parlamentaria, Orsini dedicó un tiempo a responder un cuestionario enviado por El Desconcierto en el que aborda su posición frente a la huelga del próximo viernes y explica los avances del proyecto de “Ley Pack” y las propuestas que priorizará para esta segunda legislatura.

– ¿Cómo va a preparar la semana de la huelga?

– Nos hemos plegado al llamado de la Coordinadora 8M porque esto se trata de un colectivo y no de individualidades. Dicho esto, para prepararnos, lo primero es hacer frente a quienes, de forma indolente y con poca vergüenza, dicen que esta huelga no es necesaria. La huelga va justamente porque no sólo tenemos una cultura machista, sino una institucionalidad que también lo es. No podemos aceptar que el presidente Piñera diga que no hay razón para una huelga pues su gobierno acoge completamente las demandas de las mujeres. Eso es faltar profundamente a la verdad. Eso es creer que las mujeres no escuchamos sus chistes machistas, que no sabemos que de un total de 24 ministerios, sólo 8 están encabezados por mujeres, o que no estamos al tanto que su gobierno y su sector no sólo se opuso al aborto en tres causales, sino que ha buscado, incluso con mecanismos ilegales, boicotear una ley emanada democráticamente desde el Congreso.

– ¿Qué hará el viernes 8 de marzo?

– Hay algunos que les encantaría que este día se tratase de flores y chocolates, pero nosotras estamos convencidas que este día debe ser una gran movilización y huelga que se trate del derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, de la educación no sexista o el fin del ninguneo al trabajo doméstico que debe ser reconocido y compartido. Yo voy a estar todo el día movilizada y participando de la huelga porque, a pesar de lo que ha dicho este gobierno, si hay algo que nos ha enseñado la historia es que, sin movilización, quienes acaparan privilegios, jamás le abren la puerta a una cultura de derechos. Yo, al igual que muchas compañeras, estaré participando activamente de la huelga. Si bien tengo un rol público que cumplir ese día, estaré movilizada al igual que muchas compañeras en todo Chile en las distintas formas que tenemos para poder participar. Lo importante es que cada una, desde su espacio, su rol y su identidad, tome parte y que entendamos que ese día unidas podremos ser más fuertes.

– ¿Qué opina de la respuesta de la ministra Plá ante la huelga?

– Creo que se equivoca. Este llamado a huelga es internacional, tiene razones de sobra y me parece un tremendo error que la ministra de la Mujer y la Equidad de Género opte por hacer oposición a una huelga que justamente se hace cargo de esa infinidad de problemas, discriminaciones y agresiones que sufren las mujeres y que demanda equidad de género.

“El machismo quiere saber qué hombre es tu pareja”

– Después del caso Nido, ¿cómo se puede avanzar en la propuesta que presentaron con Maya?

– Así como soy crítica con la postura de la ministra Plá frente a la huelga, también sé que ella está convencida de que la Ley Pack es urgente y que resguardará principalmente a las mujeres y su derecho a la privacidad en internet, sancionando la difusión no consentida de imágenes o videos íntimos. Por lo mismo, espero que el gobierno ponga suma urgencia al proyecto que ingresamos con la diputada [Maya] Fernández (PS) y apuremos su tramitación en el Senado. Estoy convencida de que si el gobierno y el Congreso ponen todo de su parte, podríamos tener en vigencia la ley durante el primer semestre de este año.

– ¿Qué rol tienen las redes sociales en ese tema? A usted le tocó vivir estos días una polémica creada por los propios usuarios de las redes.

– Las mujeres somos sistemáticamente violentadas y vulneradas en todos los espacios, y en internet la cosa no es distinta. ¿Cómo cresta podemos estar y sentirnos seguras si grupos de hombres aún se organizan para humillarnos y atacarnos con tanta facilidad? No es posible que esperemos a que una de esas amenazas virtuales se concrete para ponernos firmes en la protección de las mujeres y niñas. Situaciones como las de Nido.org demuestran que el patriarcado y su machismo brutal no es un “enemigo imaginario” que nos inventamos algunas, sino una manifestación concreta que atenta contra la dignidad y, no en pocas ocasiones, asesina. En redes, a veces, me toca leer agresiones que cuesta creer que se den aún en pleno siglo XXI, pero no es distinto a lo que le pasa a cualquier mujer que quiere vivir libremente y cuestionando la mentalidad y brutalidad machista. Cuando eres diputada, el machismo quiere saber qué hombre es tu pareja y no los temas por los que estás legislando o luchando. Sin embargo, eso también genera sororidad y solidaridad de quienes creen que entre hombres y mujeres debe existir la igualdad, que hay un montón de posibilidades para relacionarse y que la vida es harto más compleja e interesante que una revista del corazón.

– ¿Cómo abordar ese tema de forma más integral, considerando las distintas formas de acoso en las redes, como la difusión de datos personales, el hostigamiento en línea, la publicación de fotografías íntimas?

Legislar para tapar los vacíos que abren las nuevas tecnologías y la educación no sexista son dos cuestiones fundamentales. Sería un error elegir lo uno o lo otro, hay que caminar y mascar chicle porque los abusos y vulneraciones ya han ocurrido y siguen ocurriendo. Como sociedad debemos comenzar a incorporar lo digital como un espacio que requiere urgentemente de regulación y protección y, en eso, la Ley Pack es un avance importante, aunque no es suficiente. Evidentemente, mi motor no es abultar de gente las cárceles, por el contrario, espero que esta futura ley sea el inicio de un cambio cultural evitando, a la vez, la impunidad en estos ataques.

– ¿Qué propuestas quiere priorizar para este nuevo año?

– Este es una año clave para el tema pensiones. El gobierno está insistiendo con profundizar el modelo de AFP y, desde la oposición, no estamos disponibles en poner un peso más a instituciones crueles con las y los adultos mayores. Es urgente cambiar esa lógica neoliberal y avanzar hacia un sistema de seguridad social que enfrente cultural y legislativamente las brechas de género por el trabajo no remunerado. En seguridad ciudadana, es crucial una reforma estructural a Carabineros con énfasis en control civil, democratización institucional y rol preventivo. Del mismo modo, tener policías eficientes a la hora de enfrentar los distintos tipos de delincuencia, sin tener que renunciar a una perspectiva de derechos y garantías. Tampoco caer en el populismo penal, que hace noticia pero no mejora la vida de los barrios. Y, por supuesto, el trabajo en género, una cuestión fundamental en la que queda muchísimo por avanzar y en la que es clave lograr plenos derechos sexuales y reproductivos. Dicho más concretamente, estoy por el derecho a decidir, por el aborto legal.