3.500 muertos fue el saldo que dejó la contaminación en Chile durante el 2017 según estableció el cuarto reporte de Medio Ambiente difundido por el gobierno.

Estos casos de mortalidad prematura se dan por enfermedades cardiopulmonares asociadas a la exposición crónica a material particulado fino, lo que deriva en un costo social de más de 2.400 millones de dólares.

Según consigna Soy Chile, solo en el 2017 se dieron más de 90.000 casos de emergencia médica por bronquitis aguda y unas 3.000 admisiones hospitalarias por enfermedades vasculares, neumonía, problemas pulmonares crónicos y ataques de asma.

El uso de la leña es el principal emisor de de material particulado fino a nivel nacional, con un 86,7%. Mientras que los automóviles son la fuente de mayor emisión de óxido de nitrógeno con un 31,47%.

Según el estudio la contaminación afecta principalmente a las regiones del centro y el sur del país.

En el país hay ocho millones de personas que se encuentran bajo la exposición de concentraciones promedio de MP2,5 (partículas de diámetro inferior o igual a los 2,5 micrómetros, 100 veces más delgadas que un cabello) superiores a la norma.