A diferencia de años anteriores, la participación y apariciones en cámara de la alcaldesa Virginia Reginato en el Festival de Viña del Mar fueron mucho menores. Por ejemplo, no desfiló en la Gala televisada, no subió a entregar galardones a la Quinta Vergara y cada noche, cuando era presentada por los animadores, su saludo era acompañado por un redoble de tambores que tenía como intención amortiguar las pifias.

¿El motivo? El fallo de la Contraloría que el 21 de enero de 2019 reveló irregularidades por más de $17 mil millones de pesos en su administración.

Si bien al día siguiente de este hecho la alcaldesa salió a explicar que ya se había saldado parte del monto y que antes de julio el resto estaría en orden, la opinión pública ya se había formado cuestionamientos hacia su gestión. Por esta razón es que la alcaldesa vio en la parrilla del Festival de Viña del Mar una forma de acallar parte de las críticas o al menos desviar la atención.

A dos días de conocerse el fallo de la Contraloría, Reginato informaba en su cuenta de Twitter: “Los fans pedían hace tiempo a esta megabanda que une generaciones. Hoy su sueño se cumple: confirmo al show del Festival de Viña del Mar a Backstreet Boys”.

La banda era la ficha de la alcaldesa para “descomprimir el impacto negativo de la auditoría”, según reveló una fuente en la organización del festival a la que tuvo acceso The Clinic.

Dentro de la municipalidad sabían que era inminente que a fines de enero saliera la resolución de la Contraloría y, por lo mismo, se habría acordado que el aviso de un artista de renombre coincidiría con esta auditoría. Así lo cuenta el concejal y miembro de la Comisión Organizadora del Festival, Sandro Puebla.

Según revela The Clinic, la tarde del 21 de enero, tras esparcirse la noticia de las irregularidades económicas en toda la prensa, las llamadas de la alcaldesa a TVN y Canal 13 se intensificaron. Si bien no se puede establecer que las presiones de Reginato hayan afectado en el cierre del contrato con Backstreet Boys, sí denotan la preocupación que se vivía por esos días en el municipio.

“Se manejó el tema, lo anunciaron justo horas después del informe. Son temas que en la política se juegan así. Lo usan como cortina”, comentó Puebla.