El diputado del Partido Humanista, Tomás Hirsch, se refirió en duros términos a la actuación del Gobierno por la instalación de medidores inteligentes de consumo eléctrico de la empresa Enel, siendo los usuarios quienes paguen los costos de cambio.

Sabemos que para el Presidente Piñera todas las necesidades y derechos ciudadanos son bienes de consumo, incluida la educación. Sus palabras son indignantes, porque el Presidente del Directorio de Enel es Herman Chadwick Piñera, primo del Presidente, y hermano de su ministro del Interior, Andrés Chadwick ¿Cómo no se advierte que esto ya es un enorme conflicto de interés? Si el medidor es de propiedad de la empresa ¿Por qué los vecinos deben pagarlo?, ¿Por qué siempre paga Moya y nunca Chadwick?”.

En consideración del diputado Hirsch resulta indignante porque “ahora nos enteramos que Enel compró los medidores en mil millones de dólares, sin licitación alguna y se los compra a una empresa relacionada, es decir, de nuevo paga Moya pero, por segunda vez, gana Chadwick”.

Finalmente, el parlamentario del Frente Amplio arremetió contra la compañía eléctrica, asegurando que “más que seguir beneficiando a Enel con negocios y negociados, es hora de investigar a fondo para saber cuáles son sus redes de contacto que le permiten lograr torcer las leyes en su favor”.