La noche de este miércoles, Matías Mella, el joven trans víctima de un ataque discriminatorio, donde incluso lo marcaron con esvásticas, relató su testimonio y envió un mensaje a la comunidad LGBTI.

El chico de 18 años contó que al momento del ataque “estaba escribiendo, y unos tipos se acercaron a pedirme un cigarro, les dije que no tenía, y vieron mis uñas pintadas y me dijeron que era una lesbiana, que me iban a matar”.

Sus agresores fueron dos hombres adultos, que lo habrían insultado y golpeado repetidas veces. Mella contó que le gritaron “lesbiana”, “asquerosa”, “fenómeno” o “que no debería existir”.

Según su testimonio, ambos atacantes estaban encapuchados al momento en que marcaron símbolos nazi en su cuerpo con un vidrio y lo patearon en las costillas.

Al momento de la agresión, el joven cuenta que fue como “una parálisis de sueño, quise gritar, pero no me salía la voz, con el miedo que tenía no se pudo, no pude gritar ni pedir ayuda”.

El joven indicó que su denuncia busca que dejen de ocurrir estos hechos. “Basta de homofobia, basta de discriminación, basta de matanzas, basta de golpizas a los chicos gay, lesbianas, trans, porque ya no puede seguir pasando esto, y quiero que todo el mundo sepa que debieron haber tomado conciencia con el homicidio de Daniel Zamudio, la tortura que le dieron a él. Que esto va a seguir pasando si no se hace algo”, aseguró.

No tengan miedo, no se queden callados porque el silencio no ayuda. Mientras más personas seamos las que tenemos las denuncias, más rápido se va a acabar esto y más tranquilo va a ser para nosotros“, recomendó a otras víctimas de violencia.

El joven contó que desde este momento saldrá a la calle “con miedo siempre”. “Tampoco quiere decir que sea la última vez, me puede volver a pasar. A cualquier persona le puede pasar en cualquier momento”, dijo.