Este jueves 14 de marzo se conmemora el primer Día Contra el Ciberacoso Escolar, que busca poner fin a los casos de hostigamiento virtual que viven cientos de niños, niñas y adolescentes en el país y que en el último tiempo sólo ha tenido denuncia que van en aumento. Esta fecha fue promovida por la Fundación Volando en V, en conjunto con otras organizaciones que buscan abrir el diálogo sobre este tema.

Según cifras del Mineduc, las denuncias por ciberacoso en las escuelas durante 2016 y 2018 han aumentado en 56%, lo cual tiene directa proporción con el aumento del uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC’s).

Esto, teniendo en consideración que el 95% de los estudiantes entre séptimo básico y cuarto medio tiene un celular, mientras que 98% cuenta con alguna red social. No hay complejos para acceder, ya que nadie fiscaliza realmente si la persona que se crea una cuenta es mayor de edad o si cumple con los requisitos para ser parte de una comunidad virtual en donde se intercambia una diversidad muy amplia de información y contenidos.

Son múltiples los factores de exposición a los que se enfrentan niños, niñas y adolescentes en Internet: extensos horarios de uso, nula observación de adultos sobre su participación en el mundo virtual, falta de acompañamiento en el descubrimiento de las redes sociales y los filtros poco eficientes para bajar contenido agresivamente sexual o violento en general, resultan ser algunos de los detonantes de experiencias poco gratas en el uso y descubrimiento de la virtualidad.

Por otro lado, las condiciones de anonimato, la masividad, la distancia entre agresor y víctima -y la protección que garantiza aquello en caso de respuesta-  y el desconocimiento general sobre qué hacer en casos de ciberacoso, son factores que vuelven más difícil el actuar y los procesos de denuncia.

El acoso virtual o cyberbullying se define como el uso de las nuevas tecnologías para ejercer hostigamiento psicológico a una persona que puede traer consecuencias físicas y emocionales, teniendo consecuencias tanto en el desarrollo de la vida offline y online de las personas que son víctimas de esta violencia.

Las denuncias por ciberacoso escolar aumentaron en 111% en dos años y de este total, 82% de los casos corresponden a mujeres. Esto se puede atribuir a la visibilidad que ha tenido el tema en el último tiempo y a la implementación de iniciativas y campañas.

Foto: Agencia Uno

Ley de ciberacoso escolar en Chile

El pasado 5 de marzo, la Cámara de Diputados aprobó en su primer trámite el proyecto de ley sobre ciberacoso escolar, una iniciativa que pretende incorporar una serie de obligaciones para que las escuelas se hagan cargo de este tipo de violencia, que incluye cualquier tipo de agresión, hostigamiento, difamación, persecución que realice uno o más estudiantes contra un otro, utilizando mensajería instantánea, redes sociales, foros, publicaciones no consentidas (de cualquier índole) que resulten humillantes o que atenten contra la dignidad de las personas.

El proyecto señala que el establecimiento educacional debe hacerse cargo de colaborar con las investigaciones penales y las acciones civiles que se levanten, además de establecer medidas preventivas de forma activa para educar sobre el adecuado uso de Internet. Para que esto se logre, será deber del establecimiento contar con un encargado de convivencia escolar, quien deberá encargarse de implementar lo que determine el consejo o comité de los establecimientos para prevenir estas conductas.

Además de realizar esto, el encargado de convivencia tendrá el trabajo de coordinar a todos los actores de la comunidad educativa para la elaboración, implementación, difusión de políticas de prevención y medidas pedagógicas que fomenten la buena convivencia, en paralelo con la incorporación de un protocolo preventivo de conductas constitutivas de acoso escolar y ciberacoso, incluyendo planes de promoción del buen uso de los medios tecnológicos tanto dentro como fuera de la sala de clases.

Si los establecimientos educacionales no incorporan en sus planes de gestión el protocolo preventivo de ciberacoso escolar deberán adoptar los protocolos del Mineduc. La infracción en caso de no cumplir con esto será considerada grave (multa 501 a 1000 UTM).

Al ser aprobado el proyecto, este permitiría que tanto los padres y apoderados de las víctimas, así como el establecimiento,puedan iniciar acciones civiles o penales en contra de los responsables del acoso.

Foto: Agencia Uno

La urgencia de la visibilidad

Este último tiempo el tema ha tenido importante visibilidad luego del suicidio de la joven de 16 años Katherine Winter en mayo de 2018, tras el constante cyberbullying que recibió por parte de sus compañeros del colegio Nido de Águilas de Santiago. Este hecho fue uno de los factores detonantes para la creación de la Fundación Summer, una fundación que ha impulsado el abrir el diálogo sobre este tema mediante charlas enfocadas a padres y a los adultos integrantes de las comunidades escolares.

Actualmente en el país existen varias organizaciones que buscan abordar este tema y poder entregar un mejor vivir a todos los niños, niñas y adolescentes que se enfrentan ante algún tipo de violencia. Entre ellas se encuentra la Fundación Volando en V, levantada por Andrea Henríquez, una joven que fue víctima de bullying en  su paso por el colegio y que mediante su vivencia ha construido instancias que frenen este tipo de violencia.

Diversas organizaciones están apostando a la elaboración de una política que incluya el desarrollo de un aprendizaje integral contra la violencia, de la mano con una formación adecuada para que los docentes sepan como abordar este tipo de casos.

[Te podría interesar] Internet no es peligrosa si sabes como usarla: Claves para enfrentar el cyberbullying, la violencia que traspasa la pantalla