Dos tiroteos ocurrieron este viernes en Nueva Zelanda. El incidente en las mezquitas de la ciudad de Christchurch dejó al menos 49 personas muertas y otras 48 heridas.

La primera ministra del país, Jacinda Ardern, calificó los hechos como “un ataque terrorista”. “Lo que ha ocurrido es un acto de violencia extraordinario y sin precedentes”, indicó.

El jefe de la policía neozelandesa, Mike Bush, informó que tres hombres y una mujer fueron arrestados como sospechosos de participar en los tiroteos, que habrían sido “minuciosamente planeados”.

Durante horas de la mañana se han ido descartando y confirmando sospechosos. Por ejemplo, uno de los hombres identificados -de 28 años- deberá presentarse mañana ante la justicia. Cabe destacar que ninguno tenía antecedentes policiales.

El oficial Bush también indicó que en uno de los vehículos de los detenidos se encontraron armas de fuego y dos artefactos explosivos caseros, que ya habrían sido desactivados por la policía especializada.

Por su parte, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, comentó que uno de los arrestados es un ciudadano australiano, que sería un “terrorista violento de extrema derecha”.

Como evidencia para hablar de un atentado terrorista, se considera que uno de los sujetos habría transmitido en vivo el momento del tiroteo mediante Facebook. La compañía ya se encargó de eliminar los registros de la red social.

Uno de los ataques se produjo dentro de la mezquita de Masjid al Noor, en el centro de Christchurch, donde se encontraban cientos de personas orando. Minutos más tarde, se registro otro tiroteo en una mezquita de Linwood.