El trabajo musical de Gianluca muestra la autogestión característica e inevitable de los millennials sin plata, en un Chile que encarece la vida en todos los sentidos. Desde videos con gifs de Tumblr hasta canciones grabadas desde el ensimismamiento de su pieza, con letras sugerentes sobre la tristeza y el consumo de antidepresivos.

La mezcla de enfoques en su trabajo lo convirtió en una de las cartas más jóvenes que se presentarán el próximo 30 de marzo en Lollapalooza Chile, compartiendo el día con Tomasa del Real, Bad Gyal y Paloma Mami, las figuras más potentes de la diversa escena de la música urbana que cada día toma más fuerza en el país.

– ¿Qué te ha hecho sentir el acelerado éxito que ha tenido tu carrera este último tiempo?

Siento que el ascenso ha ido a un ritmo y eso me ha permitido ir asimilando las cosas de buena manera y tranquilo, pensando bien las cosas que estoy haciendo, los pasos que estoy dando y creyendo siempre que finalmente no hay techo, el crecimiento puede seguir todo el rato y tampoco hay un rollo con eso.

-Te vas a presentar el 30 de marzo en Lollapalooza, es un día especial porque va estar Paloma Mami, Tomasa del Real y Bad Gyal, un día potente de los exponentes de la música urbana  ¿cómo te sientes por eso? 

Son puras mujeres potentes, me gusta lo que hacen, a la Tomasa y la Paloma las conozco, a Bad Gyal no la he visto nunca entonces también aprovecharé de verla. El festival en general está bastante cargado a lo urbano entonces hay hartos artistas que quiero ver su show y aprender, en los show en vivo uno aprende mucho.

– ¿Qué tienes pensado para este Lollapalooza?

Estamos preparando un show bacán, con momentos que no hemos hecho antes. Tiene más música en vivo y por ello habrán canciones que cambian en su forma.

-Sobre el lanzamiento de “Sismo” con Pablo Chill-e, el primer adelanto de tu nuevo LP, ¿cómo fue realizar este trabajo?

Siempre había querido hacer una canción con Pablo y Sismo fue la oportunidad perfecta porque yo hice la canción, hice mi parte y sentía que la energía que tiene la canción era un lugar en donde también cabía Pablo Chill-e, ambos tenemos un mundo bien distinto, yo soy más introspectivo, el habla más de sus vivencias, o sea, ambos hablamos de nuestras vivencias pero él tiene un rollo mucho más auténtico del trap.  Era un poco impensado el junte pero también por eso llama harto la atención. Estoy muy contento de que Pablo esté en un tema mío.

“Los géneros limitan finalmente”

– ¿Qué opinas de cómo se está consolidando la escena del trap en Chile actualmente?

Yo creo que es súper potente y también que no tenemos como limitaciones tipo, siento que hay como ganas de hacer cosas a un nivel que quizás no se habían hecho acá en Chile y que hay cosas como lo que está haciendo Paloma Mami o Drefquila, que son muy chicos. La Paloma tiene contrato con Sony Latin, que nunca había pasado con alguien acá y el Dref también con Warner y son muy jóvenes. Este movimiento de la industria acá remece un poco las cosas para bien.

-¿Cuáles vendrían siendo tus matices favoritos de la escena del trap en Chile? Te pregunto esto porque nunca te posicionas  por completo desde ese lugar.

En general, el trap es bastante nuevo y ya se está posicionando más como un género que se entiende más acá y se entiende que hay matices dentro del mismo, porque en un principio hacían un post de trap y nos ponían a todos en el mismo lugar como Pablo Chill-e, yo, Young Cister y así… y peor con las mujeres, a Princesa Alba, Paloma Mami, Shita…  las juntan aunque son sonidos distintos. Lo destacable de la escena es que hay distintos sonidos.

-¿Cuál crees que vendría siendo el rol que tiene la música chilena hoy en día?

Yo creo que nuestro rol es de cambio, o sea, en cuanto al mismo concepto de música urbana como que antes era impensado que hubiera una escena de música urbana en Chile que tuviera estas características, porque quizás el hip hop era más cerrado y no se juntaba tanto con el pop. Siento que en ese sentido hay menos limitaciones, hacemos las cosas un poco por nuestras vías siempre, por nuestra cuenta más independiente y hay harto apañe en la misma escena, entonces siento que eso es súper positivo culturalmente.

-¿ Y Cuál crees que vendría siendo tu rol hoy en la música en Chile?

Uh, difícil pregunta.

-Lo pregunto ampliamente, desde tu experiencia o desde la influencia o lo que esperas generar con tu trabajo.

Desde el principio he generado un espacio muy personal siento porque hago de todo, me gusta hacer cada canción distinta y como no me cierro tanto al trap, quizás en ese sentido muestro que se pueden mezclar las cosas y que está bien. Los géneros limitan finalmente.

-¿Buscas reinvidicar algún sonido o potenciar algún mensaje mediante tu música al no encasillarla desde el trap?

Eso va cambiando pero tiene mucho que ver con mis gustos y con lo que yo he escuchado siempre y  creo que es una mezcla, dependiendo de todas mis vivencias y eso finalmente es lo que expreso, tiene mucha emocionalidad. La verdad, el trap desde el principio me gusta harto porque siento que no tiene un margen establecido de lo que uno puede hacer o no puede hacer. Me gusta expresarme libremente y que la gente entienda eso y tiene que ver con todo sentido, que seamos más abiertos como sociedad, que sea todo más igualitario, como cosas que tienen que ver con no sé… creo mucho en las energías y cuando siento buena energía de cosas me dejo llevar harto también por eso, es como un instinto.

Foto: Val Palavecino

“Creo que vienen cambios importantes”

Me pasó escuchando el G love que sentí que era una especie de manifiesto, ¿con qué nos podremos encontrar en tu próximo LP? 

G Love es como un manifiesto de yo más solista y también muy casero, como en la forma en que estaba en ese momento, es una expresión muy mía. Siempre he pensado que mi primer disco tenía que tener un rollo sonoro, como un hilo conductor más allá de que G Love tenga temáticas similares o cosas similares hay canciones que están como en otro mundo, unas con otras, entonces en un disco me gusta que haya más cohesión, que sea más profundo. Siento que este trabajo es más serio, me gusta mucho el concepto de álbum. Soy muy oyente de álbumes, entonces hay mucho amor en el sentido de producción y de que suene bien. Siento que es otra era, me gusta pensar los proyectos así, como de generar un cambio.

–Por último, quería preguntarte ¿qué sientes siendo un joven de 22 años en Santiago de Chile?

¿Cómo me siento yo? Me siento, no sé, es que tampoco tengo mucho dónde comparar Chile, o sea, siempre he vivido aquí, siempre como que estoy súper acostumbrado a lo que pasa aquí pero yo creo que vienen cambios importantes en los años siguientes y que hay que hacerse cargo de tomar un rol, un poder más social de nosotros como la gente. Nosotros como escena no somos nada como político, en verdad lo político que hacemos tiene que ver con otras cosas en donde sí hay mucha política en todo, pero no directamente de un color o no sé que. Sí siento que tiene un poder popular, la música urbana transgrede las formas sociales, lo pueden escuchar los más ricos y los más pobres. Eso es bacán.

-¿Crees que lo político de la música urbana vendría siendo eso? ¿su amplio alcance?

Eso es una de las muchas cosas. Pablo Chill-e es muy político en su mensaje y también siento que el hecho, siento que hay una energía en la escena en general y como que eso se siente, yo siento. No sé.