Red Hot Chili Peppers realizó este viernes uno de los shows más impactantes de su carrera. La banda californiana se presentó en las Pirámides de Egipto.

Allí Anthony Kiedis, Flea y compañía niterpretaron lo mejor de su repertorio e incluso se dieron el lujo de homenajear a otra banda.

La escenografía del show consistió en una “cuarta pirámide” de luces que permitía una fusión con el lugar. El concierto duró casi dos horas en las que interpretaron 19 canciones donde combinaron clásicos con temas de su último disco “The Getaway” y otras joyitas.

La canción que más marcó el show fue la interpretación que hizo Josh Klinghoffer de “Pyramid Song” de Radiohead. El guitarrista aprovechó el contexto y se sentó frente al piano para hacer una de las versiones más memorables del tema de la banda inglesa.

Mira el momento acá: