La Fiscalía de Roma pidió que se revisen las sentencias y que se condene a cadena perpetua a los 24 integrantes de las juntas militares de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay acusados de la desaparición de 23 ciudadanos italianos en la Operación Cóndor, el plan represivo liderado por el dictador Augusto Pinochet que fue ejecutado entre 1970 y 1980.

La petición fue realizada por los fiscales de Roma Francesco Mollace y Tiziana Cugini, quienes justificaron su solicitud apelando a que su compatriotas fueron asesinados en el marco de un “programa de exterminio abominable” y que todos los acusados son “responsables de todo de lo que se les acusa porque han sido ejecutores de muerte”.

El anterior juicio ocurrido en enero de 2017 terminó con seis sobreseimientos, varias absoluciones y las condenas a cadena perpetua a los chilenos Hernán Ramírez y Rafael Ahumada, el uruguayo Juan Carlos Blanco, los bolivianos Luis García Meza y Luis Arce Gómez y los peruanos Francisco Morales Bermúdez, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa.

Cabe destacar que otros imputados han muerto antes de conocer sus condenas, tales como el dictador de Bolivia Luis García Meza, el ex primer ministro de Perú Pedro Richter Prada y el ex dictador uruguayo Gregorio Álvarez Armelino.

Integran también la lista de acusados los chilenos Carlos Luco Astroza, el ex suboficial Orlando Moreno, el ex capitán Manuel Vásquez y el ex prefecto Daniel Aguirre. En tanto, el proceso contra el ex jefe de Inteligencia Pedro Espinoza fue suspendido por el momento por problemas en las notificaciones.

Por su parte, los uruguayos acusados son el militar Jorge Néstor Troccoli, el ex teniente Ricardo Eliseo Chávez, el ex coronel Pedro Mato Narbondo, el ex capitán José Ricardo Arab, el militar José Horacio Gavazzo, el marino Juan Carlos Larcebeau, el excapitán Luis Alfredo Maurente, el ex militar Ricardo Medina, el ex coronel Ernesto Ramos, el ex granadero José Felipe Sande, el ex coronel Gilberto Vázquez y los ex militares Jorge Alberto Silveira y Ernesto Soca. En el caso de Perú es acusado el ex militar Martín Martínez Garay.