El gobierno ya comenzó una planificación a contrarreloj para realizar en diciembre la COP25. La más presionada por la cumbre mundial es la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, quien anunció que pedirá al Congreso 35 millones de dólares para financiar este evento.

Entre los problemas que tiene el Ejecutivo para la COP25 está la ausencia de un espacio físico para su realización y las dudas sobre si la capacidad hotelera de Santiago en diciembre dará abasto para recibir a las 25 mil personas que vendrán a nuestro país para discutir medidas concretas para combatir el cambio climático.

Sin embargo, Schmidt aseguró que estos problemas se solucionarán en los próximos meses y señaló que “tenemos una capacidad de sobra para poder albergar de muy buena manera a los visitantes”.

La titular de Medio Ambiente también destacó una aplicación móvil como una posible forma de dar alojamiento a los extranjeros.

“Hemos trabajado tanto con en el Ministerio de Transporte y con otros involucrados, justamente en las diferentes temáticas, en términos de hotelería, para decir que Chile no solamente cuenta con una capacidad hotelera amplia. Sino que además, hoy una cosa que se utiliza con fuerza por las comisiones que vienen a los países que son sedes de la COP son las aplicaciones alternativas, como Airbnb y otras, donde se arriendan locales para que la gente pueda estar”, sostuvo Schmidt a CNN.