Según lo publicado por La Tercera, la Iglesia de Santiago realizó una investigación eclesiástica en contra del presbítero Mariano Puga y estableció el que cura hace un “uso arbitrario de la liturgia”.

La investigación en contra del “Cura Obrero” se realizó por un supuesto abuso de conciencia y de poder en el ejercicio pastoral. La acusación se refiere a hechos que habrían ocurrido durante el año 2018, sin embargo, durante el procedimiento de investigación la denuncia fue retirada por los mismos denunciantes.

A pesar de ello, la investigación siguió su curso, y aunque no ratificó el abuso de poder y conciencia que se denunciaba, si se reprochó la forma en que Puga desarrolla e implementa las misas, por lo que fue notificado de “uso arbitrario de la liturgia”.

El canonista de la Fundación Voces Católicas, Alejandro Álvarez, señaló a La Tercera que este reproche se debe a que Puga no sigue al pie de la letra las rúbricas y sacramentos de la Iglesia. “Él tiene una manera bastante original de celebrar la liturgia. No seguía exactamente las rúbricas del misal romano y los distintos sacramentos. Puede que estos fieles se hayan sentido pasados a llevar o violentados”, concluyó.

La decisión de reprochar al presbítero por la forma en que desarrolla la misa provocó diversas criticas por sancionar estas cosas pero no sancionar los abusos sexuales cometidos dentro de la Iglesia. “Prefiero el “uso arbitrario de la liturgia” de Mariano Puga que el silencio de los abusadores”, señala uno de los tweets que criticaron la sanción de la Iglesia.

Mira las reacciones que dejó la decisión de la Iglesia de sancionar a Mariano Puga