El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se refirió a su declaración ante la justicia en calidad de perjudicado por el robo del un teléfono móvil de uno de sus asistentes cuya información fue publicada el año pasado en el diario digital OKDiario, como parte de un supuesto espionaje que realizó la policía política del Partido Popular durante el gobierno de Mariano Rajoy.

“Es una de las mayores vergüenzas de la democracia”, señaló Iglesias ante la posibilidad de que el gobierno español haya utilizado policías pagados con dinero público para espiar a rivales.

El líder de Podemos ha señalado que esto es parte de una trama criminal que busca “destruir la democracia en España”. “La gente sabe la verdad, que se han utilizado cloacas del Estado y cloacas mediáticas para impedir que estuviéramos en el gobierno”, añadió Iglesias el día de hoy en un acto de campaña en Pamplona.

Con justa razón realiza esta critica Iglesias, ya que la divulgación de informaciones falsas, con complicidad del gobierno de Mariano Rajoy se realizó en tres momentos políticos muy concretos: tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015, cuando se especulaba un acuerdo de Gobierno entre su partido y el PSOE; en la precampaña de la repetición electoral de junio de 2016 y en ese mismo año, cuando otra vez se ponía sobre la mesa una alianza postelectoral entre ambas formaciones españolas.

Iglesias ha culpado directamente a la cúpula del Partido Popular y del Gobierno de Mariano Rajoy, especialmente a la ex vicepresidenta, Soraya Sáenz, quien divulgaba la información falsa producida por el diario digital OKDiario o de El Confidencial en las ruedas de prensa del gobierno.