En 5,1% aumentarán, en promedio, los contratos de salud de las isapres para el periodo 2019-2020, de acuerdo a cifras entregadas este lunes por la Superintendencia de Salud.

“Este promedio es superior en 1,5 puntos porcentuales a la media de los últimos 13 años de vigencia de la banda de precios (3,6% real) y la tercera más alta en ese período, luego de las alzas observadas en 2008 (8,0%) y en 2011 (6,0%)”, dijo el organismo fiscalizador en un comunicado.

Las isapres abiertas que aplicarán alzas en el próximo período 2019-2020 son Cruz Blanca, con un alza de 7,7%; Colmena, con 6,3%; Consalud, con 5,9%; y Banmédica, con 4,9%. De las Isapres cerradas, sólo Fusat reajustará sus precios, con un alza promedio de 5,9%.

Las isapres abiertas que decidieron no aplicar alzas en este período anual de adecuación de contratos 2019-2020, son Vida Tres y Nueva Masvida; en tanto, las cerradas que adoptarán esta medida son San Lorenzo, Chuquicamata, Río Blanco, Fundación y Cruz del Norte.

Los nuevos precios comenzarán a regir a partir de julio de 2019 y se aplicarán a cada contrato en el mes de su respectiva anualidad. Las cartas de adecuación notificando estas alzas a los afiliados, van a ser remitidas por las isapres a partir de abril de 2019, con 90 días de anticipación al mes de cumplimiento de la anualidad de cada contrato.

Las cartas serán enviadas al último domicilio registrado por los cotizantes en su Isapre y esos mismos documentos, de acuerdo a abogados del sector, pueden ser presentados ante la justicia para intentar congelar dicha alza.

Sobre lo anterior, la superintendencia dijo que “luego de conocer el alza, los afiliados pueden aceptar la propuesta de alza efectuada por la isapre, es decir, mantener su plan vigente al nuevo precio; aceptar el plan alternativo ofrecido por la isapre en la carta de adecuación, o bien, y previa evaluación, ponerle término al contrato para cambiarse de isapre o incorporarse a Fonasa. Asimismo, los cotizantes tienen la opción de reclamar en la Superintendencia de Salud o ante los tribunales de justicia, presentando un recurso de protección”.

De acuerdo al mismo organismo, “las razones que tuvieron en vista las isapres que decidieron reajustar los precios de sus planes de salud, deben ser proporcionadas por las propias aseguradoras a sus afiliados y, eventualmente, a los tribunales de justicia o a la Superintendencia de Salud, en el caso que se presenten recursos o reclamos, respectivamente”.