En medio de los anuncios del presidente Sebastián Piñera, quien afirmó que el gobierno impulsará una ley para regular a las isapres, se dio a conocer que la Superintendencia de Salud aplazó hasta marzo de 2021 una circular que ordenaba a las instituciones bajar sus planes de salud.

Se trata de la circular 317 que instruía a las isapres bajar sus planes de manera automática cuando los afiliados alcanzaran determinados tramos de edad, según consigna La Tercera.

Una medida que habría beneficiado a padres de bebés recién nacidos o a mujeres en edad fértil. Todo esto debido a que las isapres calculan un factor de riesgo según sexo y edad de los afiliados.

Por ejemplo, en el caso de las mujeres, el costo de los planes baja a los 40 años y en los recién nacidos disminuye luego de cumplir 24 meses.

Tras la emisión de la circular, las instituciones de salud apelaron ante la superintendencia, no obstante, sus recursos fueron rechazados debido a que esta regulación está “ajustada a derecho y a los principios de seguridad social que deben determinar las actuaciones de este organismo”.

Sin embargo, el gobierno decidió ser blando con las isapres considerando el impacto económico que tendría la nueva normativa. 

“Considerando el impacto económico que resultará lo instruido, en cuanto las isapres efectivamente deberán rebajar el precio que pagan los cotizantes cuando disminuya alguno de los factores etarios de los beneficiarios del plan, no pudiendo aplicar las alzas contempladas en las mismas tablas de factores, se ha estimado prudente prorrogar la entrada en vigencia de la circular impugnada”, afirman desde la superintendencia.

Esta medida se tomó para que las isapres “puedan preparar y anticipar los efectos de esta instrucción, ajustando sus políticas comerciales o proyecciones de negocio”.